Los vuelos entre Ucrania y Rusia pueden ser reanudados solamente si la parte rusa «devuelve» a Kiev las regiones de Crimea, de Kubán y otros territorios de Ucrania «capturados» por los rusos en «algún momento de la historia», según el ministro de la Infraestructura de Ucrania, Volodimir Omelián, entrevistado por el diario RBC-Ucrania.

«Vamos a reanudar la comunicación aérea con Rusia solo después de la devolución de Crimea, el este de Ucrania, y espero que Kubán», declaró el titular del Ministerio.

La región de Kubán se sitúa en el sur de Rusia. Desde 1783 empezó a formar parte del Imperio ruso y durante 1922-1991 integró la República Socialista Federativa Soviética de Rusia (una de las repúblicas de la URSS).

Omelián agregó que Kiev también espera la «devolución de otros territorios de Ucrania, que fueron capturados por Rusia en cierto momento». No es la primera vez que los representantes de las autoridades ucranianas intentan conceder a Ucrania el territorio ruso.

En junio de 2016, el jefe de la administración militar y civil de Donetsk —controlada por Kiev—, Pável Zhebrivski, declaró que la región rusa de Rostov debe ser «devuelta» a Ucrania, así como las regiones de Kursk, Briansk, Vorónezh y Krasnodar.

El diputado de la Duma Estatal de Rusia de la región de Briansk, Piotr Románov, recomendó a Zhebrivski «someterse a un tratamiento médico».

«Si miramos el mapa de 1917, vamos a ver lo pequeño que era el territorio de Ucrania, y lo grande que se hizo cuando los bolcheviques, guiados por los principios más humanos, le concedieron tierras enormes», explicó.

La prohibición de los vuelos directos entre Rusia y Ucrania se introdujo en otoño de 2015. Kiev impuso sanciones a las compañías aéreas rusas, entre ellas, Aeroflot, Yakutia y S7.

Rusia, por su parte, aprobó sanciones de represalia contra las líneas aéreas ucranianas. La aviación rusa señaló que las listas negras serán válidas hasta que el Gobierno de Ucrania cancele su decisión contra las compañías aéreas rusas.