Las Naciones Unidas el jueves confirmaron 58 casos de cólera y 47 muertes asociadas a éste en Yemen, un país azotado por la guerra.

La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) dijo que las pruebas del laboratorio habían confirmado la infección, muy contagiosa, en 10 gobernaciones de Yemen. Menos de la mitad de los centros de salud no funcionan en el país, pues éste sufre una guerra entre fuerzas del gobierno e insurrectos hutíes del sur. El conflicto dura ya dos años.

Más 2.301 sospechas de cólera fueron identificadas en las gobernaciones e incluso en Sanaa, capital del país, donde más del 30 por ciento de los casos fue diagnosticado.

Los casos también fueron relatados en gobernaciones del norte, sur y a lo largo de la costa del Mar Rojo, dijo la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.

El cólera, una enfermedad muy infecciosa que produce diarreas, es contagiado ingiriendo agua contaminada o en las comidas. Si no es tratado dentro de unas horas, puede hacer fatal. Es el alto precio de la pobreza, y un bloqueo en los puertos del Mar Rojo del país han dejado millones de personas sin acceso a la comida y al agua potable.

Las Naciones Unidas,ha nombrado el caso de Yemen como “la crisis humanitaria más grande en el mundo”, estima que más de 7.000 personas han sido asesinadas ya por la coalición árabe dirigida por Arabia Saudí desde que intervino para apoyar al gobierno de Yemen en 2015.

La Organización Mundial de la Salud ahora clasifica a Yemen como una de las peores emergencias humanitarias en el mundo junto a Siria, Sudán del Sur, Nigeria e Iraq. Las dos terceras partes de la población del país están al borde del hambre, según las Naciones Unidas.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;