El exdirector del Buró Federal de Investigación (FBI) James Comey estaría dispuesto a hablar ante el Congreso estadounidense, tras su repentino despido esta semana, pero quiere que su testimonio sea público, indicaron hoy medios locales.

Según un portavoz del presidente del Comité de Inteligencia del Senado, Richard Burr, el extitular recibió una invitación para testificar ante esa instancia el próximo martes en una sesión cerrada.

Aunque el exjefe de la agencia federal rechazó la oferta, uno de sus colaboradores cercanos dijo al diario The New York Times que podría intervenir ante el Comité si se tratara de una audiencia abierta.
Comey fue hasta ahora el rostro del FBI en la investigación sobre la presunta interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016 y la supuesta complicidad con la campaña del presidente Donald Trump.

La decisión del mandatario de destituirlo el pasado martes constituyó una sorpresa que provocó críticas y confusión en diversos sectores, fundamentalmente entre los demócratas del Congreso, pero también entre algunos republicanos.

«No estaba haciendo un buen trabajo», expresó Trump el miércoles cuando le preguntaron sobre su motivos para proceder con la destitución. Mientras tanto, la senadora demócrata Dianne Feinstein pidió al Comité Judicial de la cámara alta que celebre audiencias sobre el despido de Comey.

La legisladora por California indicó en un comunicado que el presidente y la Casa Blanca han presentado una narrativa en constante cambio sobre la justificación para sacar al exdirector del puesto.

Feinstein también quiere que se investigue si Trump realmente le pidió al extitular en enero pasado que le prometiera su lealtad.

Etiquetas: ; ; ;