Corea del Norte habría lanzado un proyectil no identificado desde su costa oeste, según informaron los militares surcoreanos citados por la agencia Reuters.

Inicialmente no se pudo precisar el carácter del lanzamiento. La agencia surcoreana Yonhap especuló con que podría tratarse de un misil balístico.

Tokio y Seúl condenan el nuevo ensayo de misil

Japón condena la nueva supuesta prueba de misil balístico por Corea del Norte, declaró el secretario general del Gobierno japonés, Yoshihide Suga.

«Son unas acciones sumamente problemáticas, una violación flagrante de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU», dijo Suga citado por la agencia Kyodo.

Precisó que el proyectil disparado por los militares norcoreanos desde su costa occidental voló durante unos 30 minutos y cayó en el mar del Japón sin alcanzar la zona económica exclusiva del país insular.

Por su parte, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, calificó de «inadmisible» la actuación de Corea del Norte.

«Pese a repetidas advertencias, Corea del Norte llevó a cabo un lanzamiento (de misil), es inadmisible», dijo Abe, citado por la televisión NHK, y añadió que el nuevo ensayo «representa una importante amenaza para Japón y viola abiertamente las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU».

Abe no descartó que haya «nuevas provocaciones» por parte de Pyongyang.

«En colaboración con EEUU, mantendremos la máxima alerta y haremos todos lo necesario para garantizar la seguridad del pueblo japonés», aseveró el primer ministro de Japón.

A su vez, el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, convocó una reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad del país para abordar el nuevo lanzamiento norcoreano, según ha informado la administración presidencial del país en un comunicado.

«Condenamos enérgicamente este acto que no solo viola flagrantemente las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU sino representa un serio desafío a la paz en la región y en todo el mundo», dijo Moon.

Añadió que el nuevo ensayo misilístico norcoreano es una provocación que socava las bases de la seguridad regional. Elegido presidente el pasado 9 de mayo, Moon había abogado por dialogar con Pyongyang para resolver el problema nuclear norcoreano.

La tensión en la península de Corea aumentó recientemente debido a la intensificación de la actividad militar de Pyongyang, que realizó el 16 y el 29 de abril nuevos ensayos de misiles balísticos en violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU; ambas pruebas resultaron fallidas.

En 2016, el Gobierno norcoreano llevó a cabo su cuarto y quinto ensayos nucleares y más de veinte pruebas de misiles balísticos desafiando las prohibiciones de las Naciones Unidas.

A la escalada de tensión en torno a la península de Corea contribuye la presencia en la zona de un grupo de ataque naval estadounidense, incluyendo el portaaviones nuclear USS Carl Vinson.