Las nuevas autoridades de Francia anunciarán hoy los integrantes del gobierno encabezado por el presidente centrista-liberal, Emmanuel Macron, y el primer ministro conservador, Edouard Philippe.

Tras asumir el poder, el recién estrenado mandatario designó ayer a Philippe para que lo acompañe en su gestión y ambos tienen prevista este martes una reunión en el Palacio del Elíseo con vistas al siguiente paso: definir la lista de titulares antes del Consejo de Ministros planeado mañana.

Sobre el tema, el primer ministro señaló ayer que su intención es formar un gobierno basado en una mayoría de progreso.

‘Se trata de diseñar un gobierno de unidad a nivel de competencias. La cuestión principal es: ¿seremos capaces de darle a Francia una mayoría de progreso?’, sostuvo en declaraciones a la televisora TF1.

Horas después de su nombramiento, Philippe dejó clara su identificación como ‘un hombre de derecha’, pero al mismo tiempo se mostró honrado de poder contribuir con Macron, quien afirma querer reunir voluntades de todas las tendencias políticas para impulsar al país.

‘Lo que propone el presidente de la República es una mayoría con personas procedentes de la derecha, de la izquierda y de la sociedad civil, para hacer avanzar al país. Eso nunca se ha hecho’, señaló.

Frente a los varios cuestionamientos emitidos hacia ese tipo de propuesta, Philippe afirmó que ‘creo mucho en la legitimidad de los partidos, pero por encima del partido está el país’.

La designación del primer ministro fue rechazada por algunas figuras de la derecha como François Baroin, actual jefe del comité de campaña de Los Republicanos para las elecciones legislativas.

Por otro lado, una veintena de políticos conservadores hicieron un llamado a su familia política a responder de forma positiva ante ‘esta mano tendida’ del presidente Macron, en referencia a la decisión de colocar a un derechista como jefe de Gobierno.