El ataque de EEUU contra las fuerzas gubernamentales sirias en la zona de Al Tanf, en el sur del país árabe, es «absolutamente inadmisible y representa una violación de la soberanía de Siria», declaró el vicecanciller ruso Guenadi Gatílov.

El diplomático ruso subrayó que los ataques contra las fuerzas gubernamentales «no forman parte de la operación contra Daesh y Frente al Nusra [actual Frente al Sham]».

Por su parte, el jefe del Comité de la Duma —Cámara Baja del Parlamento ruso— para los Asuntos Internacionales, Leonid Slutski, señaló que «mientras que Rusia hace enormes esfuerzos para apoyar el proceso de la tregua en Siria, Estados Unidos debilita las fuerzas que luchan contra Daesh y Frente al Sham [organizaciones terroristas prohibidas en Rusia] y de hecho, les hacen el juego a estos grupos terroristas».

Slutski también opinó que el ataque de EEUU socava las posibilidades de cooperación contra el terrorismo en la región. Además, el político advirtió de la posición destructiva de Washington en Siria.

«El nuevo ataque de EEUU contra las fuerzas del Gobierno de Siria es una continuación de la política destructiva de Washington, que comenzó con la provocación en Idlib y el ataque a la base aérea en la provincia de Homs», sostuvo.

Según el jefe del Comité, «este tipo de acciones demuestra lo impredecibles que son los socios estadounidenses, lo que, por supuesto, complica el proceso de negociaciones sobre el arreglo de la situación en Siria, incluyendo los acuerdos sobre la reanudación completa del memorándum entre Rusia y Estados Unidos sobre la prevención de incidentes aéreos en Siria».

Asimismo, el primer vice presidente del Comité del Consejo de la Federación —Cámara Alta del Parlamento ruso— para Defensa y Seguridad, Frants Klintsevich, afirmó que la decisión de atacar a las fuerzas progubernamentales fue provocada por un escándalo político en EEUU en torno a la figura del presidente, Donald Trump.

«Las acciones de la coalición liderada por EEUU en Siria parecen estar totalmente fuera de control. No creo que Donald Trump personalmente haya ordenado atacar las tropas del Gobierno sirio. Simplemente ahora tiene otras cosas que hacer. Pero el escándalo político, provocado por ciertas fuerzas en torno al nuevo presidente, afectó, sin duda, las acciones del comando militar en Oriente Próximo», opinó Klintsevich.

Por su parte, el primer vice presidente del Comité de la Duma para los Asuntos Internacionales, Dmitri Nóvikov, señaló que el ataque de la coalición significa que EEUU sigue la política de derrocamiento del presidente sirio, Bashar Asad.

«Esto significa una sola cosa: EEUU mantiene su antigua posición de seguir la política de derrocamiento de Asad», comentó Nóvikov a Sputnik.

El político destacó que Rusia mantiene una actitud firme al respecto.

«Somos la parte que apoya al Gobierno electo de Asad y se encuentra en el territorio de Siria a petición de las autoridades sirias. Está claro que Rusia no puede abandonar su política, ni sus obligaciones», subrayó.

Según el jefe del Comité del Consejo de la Federación de Defensa y Seguridad, Víktor Ózerov, el ataque de EEUU contra las fuerzas progubernamentales debe convertirse en un punto importante de la agenda de las negociaciones en Ginebra.

«Espero que este incidente no afecte el proceso de negociaciones en Ginebra, sino, por el contrario, sea un punto importante de la agenda de las conversaciones. Es necesario establecer una cooperación más precisa entre la coalición liderada por EEUU y las fuerzas gubernamentales de Siria», señaló Ózerov, entrevistado por Sputnik.

El jefe del Comité también observó que es necesario hacer todos los esfuerzos para evitar en un futuro incidentes asociados con el problema de identificación de las tropas de distintas partes en Siria.

«Obviamente, se necesita una mejor interacción entre las fuerzas de la coalición y el Gobierno de Siria para evitar este tipo de incidentes», afirmó Ózerov.

El 18 de mayo, la coalición antiterrorista encabezada por EEUU lanzó un ataque aéreo contra las fuerzas progubernamentales sirias cerca de la ciudad de Al Tanf, en el sur de Siria. El representante del Pentágono explicó que «el comandante en tierra consideró que estas fuerzas representarían una amenaza para la coalición».

Etiquetas: ; ; ; ;