El mando General de las Fuerzas Armadas denunció hoy que el ataque contra las posiciones del Ejército sirio en la región de Al Tanf es una prueba de la falsedad con la que actúa la Coalición internacional liderada por Estados Unidos.

‘La llamada Coalición Internacional atacó uno de nuestros puestos militares en la carretera de Al Atanf, en el desierto sirio, lo que se tradujo en el incremento de bajas mortales y cierto daño material’, precisa la declaración.

Esta ‘agresión flagrante expone la falsedad de sus afirmaciones en la lucha contra el terrorismo y el intento de justificarla es rechazada por completo’, subraya el comunicado oficial.

‘El Ejército Sirio tiene el absoluto derecho de determinar el curso y la dirección de sus operaciones contra las organizaciones terroristas, especialmente el Estado Islámico o el otrora Al Nusra, entre otros’. indica; y añade que es ‘la única fuerza legítima que combate el terrorismo junto a sus aliados y amigos’.

Según las informaciones, el ataque se produjo en la zona de Shajmeh, a 160 km al este de la ciudad de Damasco, en la carretera hacia Bagdad, la capital de Iraq.

Las precisiones al respecto señalaron que ‘los aviones de la coalición entraron a través de Jordania a muy baja altura y lanzaron disparos de advertencia y los soldados tuvieron que replegarse cerca de los vehículos’.

Desde sus posiciones, se disparó ‘contra los aviones con una ametralladora de 23 milímetros, lo que obligó a que volaran a mayor altura y así fueron detectados por los radares del regimiento 16 de defensa antiaérea que dispone de misiles S-200 en la zona de Dumeir, al este de Damasco; e inmediatamente después abandonaron el espacio aéreo sirio’.

De acuerdo con los reportes, seis militares murieron, tres resultaron heridos y fueron destruidos dos tanques T-62 y un vehículo artillado tipo Shilka.

Siria ha denunciado reiteradamente que fuerzas estadounidenses y jordanas se concentran en la región mencionada y que abarca una extensa zona desértica entre las fronteras de esta nación con Jordania e Iraq.

La citada franja fronteriza, de más de 400 kilómetros de extensión, es en numerosas áreas, punto de concentración de efectivos del Daesh, el otrora Frente Al Nusra y del denominado Ejército Libre Sirio, respaldado por Estados Unidos y Arabia Saudita.

En Amán, la capital jordana, Washington mantiene un centro de coordinación para operaciones y otro destinado a la preparación de tropas especiales, a los que se integran no menos de 40 representantes de países vinculados a la ‘Coalición Internacional’ y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).