Sobre el fondo del escándalo sobre las presuntas «revelaciones» hechas a Serguei Lavrov por el Presidente norteamericano, el jefe de la diplomacia rusa no pierde su sentido del humor y hace alusión a este malentendido en el momento que trata con el secretario general del Consejo de Europa.

Antes del principio de las negociaciones con el secretario general del Consejo de Europa Thorbjørn Jagland, el ministro ruso de Asuntos Exteriores Serguei Lavrov hizo una broma respecto a los «secretos» que le habría divulgado el Presidente norteamericano Donald Trump.

«¿No tendrá problemas con las fotos protocolares?», preguntó Jagland.

«Esto depende de qué tipo de secretos usted tendrá que comunicarme», respondió el ministro ruso.

La broma hace alusión a la publicación del Washington Post que afirmaba que, en el momento del encuentro con Lavrov el 10 de mayo, Donald Trump le había desvelado informaciones que concernían al Estado Islámico y comprometían «una fuente importante de información».

El jefe de la diplomacia rusa se acordó en este contexto de una una antigua broma soviética a propósito del periódico Izvestia («Noticias»), el cual no contenía ninguna noticia, y del periódico Pravda («la verdad») el cual no tenía nada que ver con la verdad. El presidente ruso Vladimir Putin calificó estas acusaciones contra Donald Trump de » esquizofrenia política «.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;