Los terroristas del Estado Islámico han cometido una carnicería en la aldea Akarib, al nordeste de la ciudad As-salamiya en la provincia de Homs.

Han muerto por lo menos 52 civiles, e incluso 12 niños.

A día de hoy el ejército del gobierno de Siria ha devuelto el control sobre toda la aldea, habiendo organizado un contraataque. Durante la operación de liberación fueron eliminados 30 terroristas del Estado Islámico.