Desde que inició la campaña militar dirigida por el Pentágono en 2014, han muerto por “daños colaterales” 352 ciudadanos no combatientes

La coalición internacional, liderada por Washington, produjo la muerte de 225 personas solo durante el pasado mes de abril, la cifra más alta desde que se inició la intervención estadounidense en ese país árabe sin la autorización del gobierno del presidente Bashar al-Assad.

La coalición internacional contra el grupo autodenominado Estado Islámico (EI) informó recientemente sobre los “daños colaterales” de su ofensiva contra el grupo extremista, que causó la muerte de 352 civiles en Irak y Siria, desde que inició la invasión en 2014, refiere Telesur.

El general estadounidense Stephen Townsend, quien comanda las fuerzas de Bagdad, declaró que “probablemente tuvieron un rol en esas bajas”.

En este sentido, un portavoz militar estadounidense reconoció que los bombardeos de la coalición en Irak y en Siria habían causado la muerte “por accidente” a 352 civiles en ambos países desde el inicio de la campaña militar.

Por su parte, la coalición concluyó una auditoría sobre el número de víctimas civiles durante los meses de febrero y marzo. El estudio reveló que, desde noviembre de 2016 hasta marzo de 2017, unos 45 civiles perecieron por los bombardeos ejercidos por la alianza.

Anteriormente, la etapa en la que ocurrieron más muertes de civiles fue entre el 23 de febrero y el 23 de marzo de 2017, período en el que se tuvo conocimiento de al menos 220 víctimas mortales.

No obstante, organizaciones internacionales defensoras de los derechos humanos consideran que el número de ciudadanos fallecidos en los operativos de la coalición es mucho mayor al reportado por el Pentágono, pese a la denuncia de la coalición sobre el uso de civiles como escudos humanos por parte de los miembros del grupo terrorista «E.I.».

Etiquetas: ; ; ; ;