Miembros del Estado Islámico controlando las calles

Durante la noche, intensos enfrentamientos estallaron en la ciudad predominantemente sunita de Marawi, en el sur de Filipinas, después de que las fuerzas de seguridad y las células durmientes del grupo terrorista ISIS lucharon durante varias horas.

2 soldados y 1 oficial de policía murieron en los combates, aunque ningún civil fue herido por un fuego cruzado, según informó una fuente militar a Al-Masdar News.

Posteriormente, el Ejército filipino se retiró de la mayor parte de la ciudad el martes por la mañana, convirtiéndose así en la primera ciudad en el sudeste de Asia en estar bajo control del grupo terrorista Estado Islámico.

Se afirmó que hasta 500 insurgentes del ISIS estaban presentes en Marawi. Estos combatientes yihadistas fuertemente armados han tomado el control del centro de la ciudad y establecido barricadas en varios distritos.

Además, los miembros de ISIS han capturado la prisión principal en Marawi y han liberado a más de un centenar de prisioneros, muchos de los cuales son simpatizantes del califato y pueden unirse a sus filas.

Decenas de vehículos militares y armas también fueron capturados durante la batalla, aunque aún no se ha emitido ninguna confirmación oficial de los hechos por el aparato mediático del grupo terrorista ISIS, la Agencia Amaq.

Se filtraron algunas imágenes del grupo terrorista ISIS izando su bandera negra en el centro de Marawi:

Bandera del Estado Islámico

Como respuesta, el presidente filipino Rodrigo Duterte declaró la ley marcial en la provincia de Mindanao, al mismo tiempo que el alcalde provincial llamó al Ejército filipino a enviar refuerzos a la espera que lleguen mañana para un contraataque.

                                        

El Ejército filipino todavía controla la mayoría de las bases militares y edificios del gobierno dentro de Marawi y ha establecido puestos de control en sus afueras, aunque ISIS controla la mayoría de las áreas residenciales. Por ejemplo, el principal hospital de la ciudad permanece sitiado. Marawi es el hogar de más de 200.000 residentes y tiene el mismo tamaño aproximado que la ciudad siria de Raqa.

El presidente de las Filipinas Rodrigo Duterte ha dispuesto equipar a los llamados «escuadrones de la muerte» para sacar a los miembros del Estado Islámico de Warabi.

Etiquetas: ; ; ;