“Cerrar el acceso a las redes sociales rusas en Ucrania, el presidente de Ucrania, Poroshenko pone en peligro la libertad de expresión y el apoyo de los países occidentales, en los que Ucrania tanto confía.

El apoyo político del gobierno de Ucrania a los países occidentales fueron las principales consignas de las demostraciones, que exigieron en Kiev hace 3 años atrás-la democracia y el respeto a las libertades”

es lo que consigna la edición finlandesa Helsingin Sanomat, pero de una manera miope de lo que ocurre realmente en Ucrania.

Prosigue la edición finlandesa diciendo que

“Después de la anexión de Crimea a Rusia y las acciones militares en el sureste de Ucrania (Donbass) han transformado al país en el lugar de esclarecer las relaciones de Rusia y occidente. La continuación de las reformas y el desarrollo democrático son las principales condiciones bajo la cual los países occidentales están dispuestos a seguir apoyando a Ucrania”

.

Helsingin Sanomat señala también que

“es por ello que la decisión del Presidente Petro Poroshenko para cerrar las principales redes sociales rusas, correos electrónicos y motores de búsqueda en Ucrania es perjudicial primero ante todo para el mismo país”

.

Sin embargo, haciendo meras observaciones superficiales la edición finlandesa acota de que

“Ucrania anteriormente restringió el trabajo de los canales de televisión estatales rusos. Esto fue visto como censura, pero según dice Helsingin Sanomat “estos canales de televisión transmitían programas que incitan al odio y críticas a Ucrania”

En la conclusión Helsingin Sanomat opina, aunque siguiendo la lógica de los medios de comunicación y gobiernos occidentales acerca de “la amenaza de los hackers rusos” que

“el cierre actual de las redes sociales y sitios webs que son muy populares en Ucrania permite la comunicación de los ciudadanos, y no un “arma de propaganda rusa”. La perpetración inmediatamente después de adoptar esta decisión de un ataque de hackers de Rusia en el sitio web de Petro Poroshenko no mejorará la situación”

.

Helsingin Sanomant, Finlandia