El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

La OTAN ampliará el apoyo a la coalición liderada por EE.UU. en su lucha contra el Estado Islámico pero no participará en hostilidades.

La OTAN ha aprobado la creación de una unidad especial para intercambiar datos de inteligencia, según ha señalado el secretario general del bloque, Jens Stoltenberg, en una rueda de prensa celebrada este jueves 25 de mayo. Los miembros de la organización también han acordado nombrar a un coordinador para la lucha contra el terrorismo.

«Los miembros de la OTAN han decidido convertirse en miembros de pleno derecho de la coalición contra el Estado Islámico», ha declarado Stoltenberg.

El secretario general ha recordado sin embargo que los miembros de la organización ya forman parte de dicha coalición de manera individual.

«Ser miembro de la coalición no significa que la OTAN vaya a participar en hostilidades, pero es una señal potente sobre nuestro compromiso en la lucha internacional contra el terrorismo», ha subrayado Stoltenberg. «La OTAN tendrá la oportunidad de participar en las tomas de decisiones», ha precisado.

Stoltenberg ha aclarado que los aviones de alerta temprana dotados con el sistema AWACS pueden facilitar el uso del espacio aéreo por la coalición y ha indicado que varios aliados han prometido proporcionar medios para abastecerlos durante el vuelo.

«Vamos a compartir más información, realizar más vuelos y realizar reabastecimiento en el aire», ha destacado.

Hasta un dos por ciento del PIB

El secretario general ha confirmado que en la cumbre de hoy los países miembros de la Alianza han adoptado planes nacionales que prevén aumentar gastos en defensa en hasta un dos por ciento del PIB.

«La primera evaluación de la realización de esos planes será en diciembre, en una reunión de los ministros de Exteriores de la OTAN», ha aseverado.

La controvertida postura de la OTAN

El secretario general del bloque ha asegurado que la OTAN está buscando mantener con Rusia unas relaciones mejores y más constructivas. Moscú, por su parte, indica que la postura y acciones de la organización respecto a Rusia no fomentan la seguridad europea.

«¿Cómo se pueden esperar relaciones constructivas cuando EE.UU. y sus aliados siguen centrados en aumentar su presencia militar cerca de nuestras fronteras?» expresó la Cancillería rusa en un comunicado el pasado abril.

Rusia también ha expresado su preocupación por el aumento del 40% del presupuesto militar estadounidense en el marco de las operaciones con la OTAN.