Ante el Consejo de Seguridad de la ONU, Munzer afirmó que tras la “asistencia médica” se esconden grupos armados para crear conflicto

Un diplomático sirio denuncia que las medidas adoptadas por ciertos países del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) contra la población siria han empeorado la crisis del país árabe.

El encargado de negocios permanente de la delegación siria ante las Naciones Unidas, Munzer Munzer, dijo que algunos países miembros del referido ente internacional han ido demasiado lejos en la mentira y la falsificación de la realidad, hasta el punto de apoyar en Siria a los denominados “Cascos Blancos”, que son “un grupo armado”, recoge la agencia local de noticias SANA citado por Hispantv.

El diplomático árabe añadió que ese grupo goza de “cobertura política” y “protección” por parte de ciertos países del CSNU-Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que intentan demostrar que sus protegidos dan asistencia médica en Siria, pese a saber que los Cascos Blancos están “involucrados en actos terroristas”.

En la reunión, en la que se discutía la protección de la población civil y la asistencia médica en los conflictos armados, prosiguió diciendo que los países en cuestión no han cesado de aprovecharse de la situación humanitaria de Siria de manera “inmoral”.

En este sentido, lamentó que algunos países sigan abusando de su influencia política e internacional y de su poder económico para crear nuevas zonas de tensión en diferentes partes del mundo.

Desde marzo de 2011, Siria está sumergida en un conflicto armado, agravado por el Occidente y sus aliados, que ha dejado más de 465.000 muertos y desaparecidos.