La petición fue hecha a la Corte Suprema para que el presidente no electo declare ante las acusaciones por corrupción y obstrucción de la justicia

El fiscal general de Brasil, Rodrigo Janot, pidió al máximo tribunal del país que interrogue lo más pronto posible al presidente Michel Temer en la investigación en la que está acusado por corrupción y obstrucción de la justicia.

Temer se encuentra “jaqueado” en el cargo por supuestamente avalar sobornos otorgados a políticos y magistrados en una conversación grabada por el empresario Joesley Batista, dueño del frigorífico JBS y colaborador de los investigadores anticorrupción.

El fiscal Janot dijo al juez del Supremo Tribunal Federal, Edson Fachin, que el pedido tiene celeridad ya que tres personas están detenidas por la operación en la cual fueron grabados Temer y los legisladores suspendidos Aecio Neves, excandidato presidencial, y Rodrigo Rocha Loures, colaborador del presidente, reseñaron agencias.

Pero el magistrado alegó que no tiene plazo para definir la solicitud. Según Janot, Temer hizo una “confesión espontánea” durante sus discursos para negar la renuncia al cargo tras el escándalo, al admitir que conversó con Batista, que le habló de compra de jueces y fiscales y que mantenía con sobornos mensuales controlado en prisión al exdiputado Eduardo Cunha, según el escrito enviado a la corte.

Temer y Neves están acusados de actuar en forma conjunta para obstruir las investigaciones. El presidente pidió y la corte aceptó realizar una pericia en el audio con el que fue grabado en su residencia oficial por el delator Batista.

La defensa de Temer alega que la prueba es inválida porque el audio fue editado, y le pidió a la Corte Suprema que suspenda la investigación hasta que peritos oficiales se pronuncien sobre su validez.

Además agregan que el gobernante no puede prestar testimonio mientras la Policía Federal no determine si la grabación fue editada y si es válida como prueba.
_____________________________________________________
Roussef pide que se le restituya el cargo

La presidenta electa de Brasil, Dilma Rousseff, pidió a la Corte Suprema que se anule el juicio político que la separó de su cargo, en plena crisis del Gobierno de facto que manda en la nación amazónica. “El país está experimentando actualmente una crisis política e institucional aguda, de una escala tan grande como nunca antes se había visto. Cada día hay más pruebas de que el actual presidente de la República, no elegido por nadie, no es apto para el mandato”, afirmó.

La defensa de Rousseff presentó una solicitud de reconsideración, orden judicial de anulación del juicio político, de manera que pueda ser restituida a la Presidencia. Los abogados presentaron en septiembre de 2016, días después de que el Congreso la destituyera por supuestas irregularidades fiscales, un recurso en el Supremo. La solicitud había sido hecha para Teori Zavascki, quien falleció en enero pasado, reseñó Telesur. El caso ahora está en manos del magistrado Alexandre de Moraes, exministro de Justicia del Gobierno de facto que estos días se tambalea tras la apertura de una investigación contra el jefe del Estado.