Un nuevo capítulo se abre dentro de la crisis política que experimenta Brasil desde el pasado año cuando el presidente de facto Michel Temer, tras un golpe parlamentario, destituyó a la mandataria constitucional Dilma Rousseff.

Temer se encuentra bajo investigaciones de la Corte Suprema a petición de la Fiscalía, que sospecha que el gobernante pudo haber participado de delitos de corrupción, obstrucción a la justicia y organización criminal.

Ante este escenario político la defensa de Dilma Rousseff, pidió el jueves al Supremo Tribunal Federal (STF) que juzgue un recurso presentado en septiembre de 2016 cuestionando la legalidad de la destitución de la mandataria el año pasado por irregularidades fiscales.

En conversación con teleSUR la periodista y analista en temas internacionales Laura Béquer Paseiro explicó los posibles escenarios que puedan suceder en Brasil, teniendo en cuenta la solicitud de la defensa de Rousseff y los pedidos de juicios políticos contra el presidente de facto Michel Temer, que suman ya 19.

“Si Temer es procesado ocuparía su cargo el presidente de la Cámara Baja, Rodrigo Maia, quien también está bajo investigación por corrupción. La Constitución establece que Maia estaría en ese cargo por un mes porque el Congreso debe elegir un nuevo presidente para terminar el mandato de Temer”, explica Béquer.

La analista internacional recuerda que Dilma fue procesada en el juicio político, pero que puede ocupar cargos públicos. “Por eso, si Temer es procesado podrían convocarse a elecciones anticipadas. Sin embargo, habría que ver la composición de fuerzas políticas en un Congreso que aprobó en las dos Cámaras el pedido contra Rousseff”, agregó.

Béquer refiere que el eventual regreso de Rousseff a Planalto simbolizaría una restitución moral a una presidenta electa constitucionalmente a quien no le probaron ningún tipo de delito durante la causa en su contra iniciada a finales de 2015.

En ese sentido afirmó que las presiones en las calles para que Temer renuncie enrarecen el clima político en el país después del audio revelado por O Globo en el que el presidente dio luz verde al pago de sobornos a Eduardo Cunha cuando estaba al frente de la Cámara de Diputados.

EN CONTEXTO
El presidente de facto de Brasil, Michel Temer, acumula 19 pedidos de impeachment y es sometido a investigación jurídica en el Supremo Tribunal Federal, a pedido de la Fiscalía debido a los escándalos de corrupción en los que se ha visto inmiscuido.

La Fiscalía se basa en las confesiones de los directivos de la cárnica JBS, quienes acusaron a Temer de recibir coimas desde 2010, aportaron una explosiva grabación con el jefe de Estado y revelaron que pagaron sobornos a más de 1.800 políticos de 28 partidos a cambio de favores para la compañía.

Recientemente el medio local O Globo reveló que el mandatario autorizó pagar 2 millones de reales (637.000 dólares) por el silencio del expresidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, para que este no revelara detalles de la corrupción de Petrobras.