La manifestación convocada por movimientos de izquierda retoma el lema “elecciones directas ya”

Más de 50 mil personas se congregaron ayer en Río de Janeiro, en una movilización en forma de concierto de grandes nombres de la música brasileña, para reclamar la renuncia de Michel Temer y la realización de nuevas elecciones.

Acorralado por graves denuncias de corrupción, Temer se niega a renunciar, pero su mandato apenas pende de un hilo frente a la presión popular y el riesgo de derrumbe de su base de apoyo parlamentaria, reportó Página12.

“Si lo empujamos, Temer caerá”, gritaban ayer los manifestantes.

Entre los cantantes presentes en la célebre playa de Copacabana estaban Caetano Veloso y Milton Nascimento. También se sumaron la samba de Teresa Cristiana y Mart’nália y el rap de Mano Brown y Criolo.

La manifestación fue convocada por movimientos de izquierda que recuperaron el lema de elecciones “Directas ya”, utilizada a comienzos de los 80 por el movimiento democrático que reclamaba el fin de la dictadura militar.

De acuerdo con la Constitución, si Temer es destituido o dimite, el Congreso será el encargado de designar a su sucesor en los siguientes 30 días, pero muchos brasileños rechazan este procedimiento debido al total desprestigio del Congreso, donde son investigados muchos de sus miembros por actos de corrupción.

Ayer Temer ordenó el intercambio de carteras entre sus hasta ahora ministros de Justicia, Osmar Serraglio, y de Transparencia, Torquato Jardim, y volvió a afirmar que terminará su mandato, previsto hasta fines de 2018.

El Gobierno anunció ayer en la tarde el reemplazo de Serraglio por Jardim en un comunicado divulgado por el vocero presidencial, Alexandre Parola, en el que no se informaron los motivos de la decisión. Poco más tarde, fuentes oficiales revelaron la otra parte del movimiento y despejaron la versión según la cual Serraglio volvería a ocupar su banca en la Cámara de Diputados.

Serraglio estaba al frente del Ministerio de Justicia desde febrero pasado y en marzo fue divulgada una grabación de audio que lo vincula con el escándalo de corrupción “Carne Débil”, en el que se reveló que frigoríficos adulteraron alimentos vencidos para exportarlos o venderlos en el mercado interno con complicidad de autoridades.

El cambio en el gabinete busca reforzar la influencia del Ejecutivo ante el Supremo Tribunal Federal que investiga a Temer, al senador y líder socialdemócrata Aécio Neves, y al diputado Rodrigo Rocha Loures, del Partido del Movimiento Democrático de Brasil del mandatario.