El Senado holandés respaldó hoy de manera definitiva el proyecto de ley para ratificar el tratado de libre comercio y asociación entre la Unión Europea (UE) y Ucrania, tras más de un año de debates y polémica social.

Casi dos tercios de la Cámara Alta Senado votaron a favor de ratificar el acuerdo, lo que pone fin a la incertidumbre y la polémica que comenzó en abril del pasado año, cuando el 61 % de los holandeses rechazaron el tratado en un referéndum no vinculante.

Los votos clave dependían de los senadores de Llamada Democristiana (CDA), que se habían negado durante el último año a apoyar un acuerdo rechazado por la opinión popular.

El líder de CDA, Sybrand Buma, incluso prometió hace unos meses que «tiraría a la basura» este tratado si gana las elecciones del pasado 15 de marzo y se convierte en primer ministro.

Sin embargo, una mayoría de los senadores de CDA no comparten la opinión de Buma y consideran el acuerdo como «extremadamente importante para mejorar las relaciones con la vecina Rusia».

El portavoz de los democristanos, Ben Knapen, señaló la inestabilidad de la región y la importancia de elegir como amigo un país al oeste de la UE como razones que llevan a sus colegas a votaron a favor.

«Tenemos a estos aliados que nos necesitan desesperadamente, no podemos ignorarlos», añadió.

La semana pasada, el primer ministro Mark Rutte, logró convencer a una mayoría de CDA de que este tratado es necesario para mantener «una Europa unida» y «estable», especialmente frente a la crisis del bréxit o ruptura del Reino Unido con la UE.

Finalmente, nueve senadores de CDA votaron a favor y tres en contra mientras que el resto de apoyos al tratado llegaron de los votos de los liberales del VVD, los laboristas PvdA, los progresista de D66, la Izquierda Verde (GroenLinks), y Unión Cristiana.

Como estaba previsto, los miembros del Partido de la Libertad (PVV), liderado por el ultraderechista y eurófobo Geert Wilders, votaron en contra, al igual que lo hicieron el Partido Socialista, el Partido de los Animales, y 50Plus, el grupo parlamentario centrado en políticas para personas mayores.

Para sacar adelante el acuerdo de asociación con Ucrania, tras varios intentos de lograr el respaldo del Parlamento, Rutte se vio obligado el pasado diciembre a exigir a sus homólogos europeos a redactar una declaraciones en la que, sin cambiar el texto del tratado, se comprometían a varias cuestiones.

Entre esos temas, la UE subrayó que el acuerdo «no contiene una obligación para la UE o para los Estados miembros de aportar garantías colectivas en seguridad y otra asistencia militar» a Kiev.

Asimismo, los socios europeos se comprometieron a que Ucrania no tendrá «estatuto de país candidato a la adhesión» a la Unión, ni que el tratado vaya a abrir por sí mismo la posibilidad de que eso suceda en el futuro.

Sin embargo, tan solo minutos después de la votación de hoy, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, aseguró que la ratificación por parte de Holanda «envía un mensaje importante» de que «el sitio de Ucrania es Europa» y el «futuro de Ucrania está en Europa».

En un comunicado, también agradeció los esfuerzos del Gobierno holandés para que «este proceso alcanzara una conclusión positiva» y pidió «aprovechar el impulso positivo generado por la votación de hoy para seguir reforzando» la asociación con Ucrania.

Holanda era el único país de la Unión Europea que no había ratificado aún el tratado de asociación con Ucrania, aunque, a pesar de ello, el acuerdo ya se estaba aplicando de forma provisional desde 2015.

Las dos Cámaras holandesas habían ratificado este acuerdo, firmado entre la UE y Ucrania en 2014, aunque en octubre de 2015, los ciudadanos recurrieron a instrumentos legales para obligar al Gobierno a convocar un plebiscito no vinculante.

Ese referéndum retrasó la ratificación del tratado, ya que su resultado negativo provocó la polémica en torno al gobierno holandés y un aumento de la eurofobia, porque muchos consideraban que Bruselas interfería en las decisiones soberanas de Holanda y que no respetaba la voluntad de sus ciudadanos.

Etiquetas: ; ;