El líder de la República Popular Democrática de Corea Kim Jong-un asistía a la puesta en marcha del cohete, donde los militares norcoreanos han probado un nuevo sistema de alta precisión para dirigir a éste, informa la Agencia Telegráfica Central de Corea.

No se ha facilitado más información, ni cuándo ha tenido lugar las pruebas.

Se anota que el cohete «ha sorprendido por la mínima desviación de siete metros». Además de esto, al líder norcoreano le han demostrado las nuevas rampas de lanzamiento instaladas en orugas automotrices con una viabilidad mejorada.

Después de la puesta en marcha Kim Jong-un ha subrayado «la importancia de demostrar la potencia de la industria de guerra y conseguir la ruptura ulterior para enviar más regalos envueltos a los EEUU».

Fuente