Los helicópteros rusos abren la vía al ejército sirio destruyendo los vehículos blindados y los puntos de apoyo del adversario en el desierto.

Bajo los potentes golpes del ejército gubernamental y la Federación Rusa al Estado Islámico, éstos son obligados a retroceder intentando defender sus líneas poco numerosas.

A partir del 7 de mayo, por medio de la aviación rusa, el ejército sirio ha liberado más de 2700 kilómetros cuadrados del territorio en la localidad desierta sobre el sudeste de la provincia de Homs.

El enorme papel jugado con éxito fue por parte de los Aligator, que atacando con precisión a privado a los terroristas de sus blindados.