Los habitantes de la República Popular de Donetsk se han acostumbrado ya a que los terroristas ucranianos abran fuego contra sus casas de noche y de día.

Durante día, mientras los empleados de la misión de OSCE no están descansando en los hoteles de Donetsk y comiendo en los restaurantes, los ucranianos tratan de observar el régimen del silencio. Sin embargo para el día 1 de junio de 2017 en Trudovsky han pasado de observar a bombardear intensamente.

El agresor ucraniano continúa con la operación punitiva contra el pueblo de Donbass en connivencia con la comunidad internacional.