El ministro de Defensa de Filipinas, Delfin Lorenzana, dijo que el ejército limitará su campaña de ataques aéreos contra terroristas que permanecen en la ciudad de Marawi, en Mindanao, después de que 10 soldados murieran y 7 resultaran heridos en uno de esos bombardeos.

«Tenemos que limitar los golpes usando solo aquellos aviones que pueden lanzar con precisión su municiones», dijo Lorenzana, citado por el canal de televisión ABS-CBN.

Añadió que deja la decisión correspondiente a discreción de los jefes militares sobre el terreno. El ministro aseguró que Defensa investigará la muerte de 10 soldados en Marawi por fuego amigo.

Según Lorenzana, había dos aviones sobrevolando la zona.

«El primer avión lanzó con precisión sus municiones, el segundo se equivocó y golpeó a nuestras tropas», afirmó el titular de Defensa.

Al decir del ministro, es el primer incidente de este tipo en las Fuerzas Armadas de Filipinas.

Son las bajas más recientes que el ejército filipino sufre en los combates con Maute, grupo islamista que lanzó la semana pasada un ataque a la capital de la provincia de Lanao del Sur.

El miércoles, los militares informaron de 21 muertos y 72 heridos en los enfrentamientos con este grupo guerrillero vinculado al movimiento yihadista Abu Sayyaf y al llamado Estado Islámico (Daesh, organización terrorista proscrita en numerosos países, entre ellos Rusia).

En los combates murieron también al menos 19 civiles y fueron abatidos 89 militantes de Maute y Abu Sayyaf. Unos 90.000 habitantes de Marawi, de un total estimado en torno a 200.000, abandonaron la ciudad a causa de los enfrentamientos.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, impuso una ley marcial en todo el archipiélago de Mindanao.

Actualmente, los militares filipinos controlan Marawi al 90 por ciento y están intentando eliminar las últimas bolsas de resistencia. En la ciudad, según sus evaluaciones, quedan entre 50 y 100 combatientes de Maute.

Etiquetas: ; ; ;