La paulatina confirmación de un mundo multipolar determina el incremento de la rusofobia, consideró hoy el presidente Vladimir Putin.

En un encuentro con directores de medios de prensa del orbe en el XXI Foro Económico Internacional de San Petersburgo, Putin consideró que el aumento del papel de Moscú en ese sistema multipolar molesta a los monopolistas.

Pero espero que la rusofobia no se extienda por mucho tiempo porque ello resulta contraproducente y es un proceso nocivo, apuntó.

Respecto al refuerzo de la presencia militar en las Kuriles, el mandatario ruso consideró que era solo una reacción de su país al aumento de la tensión regional.

Estados Unidos impone una carrera armamentista a otras naciones con la ampliación de su sistema de defensa antimisil, estimó.

Rusia de ninguna forma se dispone a mirar desde lejos como Washington despliega su sombrilla antimisil en Corea del Sur, declaró Putin en alusión al llamado sistema Thaad.

Si Pyongyang anunciara que suspende su programa nuclear y coheteril, de todas formas Estados Unidos continuaría con el Thaad con otro pretexto o sin ningún pretexto, como la hace ahora en Europa, consideró el presidente ruso.

Nosotros debemos pensar en eso. Si las islas Kuriles pasan a control de Japón, aparecería la posibilidad de desplegar en ellas el sistema antimisil norteamericano y para nosotros eso es totalmente inaceptable.

Al referirse a sus relaciones con la canciller alemana, Angela Merkel, Putin confesó que existen muchas contradicciones, pero también puntos de coincidencia, sobre todo en la esfera comercial.

Esperamos que los nexos con el país europeo se mantengan después de las elecciones generales en la nación germana, acotó.

Putin también se reunió este jueves con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, durante el evento que reúne a unos 12 mil especialistas de 130 países en el Centro de Congresos de la llamada capital norteña rusa.