El líder del movimiento popular yemení Ansarolá, Abdulmalik al-Houthi, criticó a Arabia Saudí por ser subordinado a las políticas de Estados Unidos.

En un discurso ofrecido el miércoles con motivo del sagrado mes de ayuno musulmán del Ramadán, Al-Houthi declaró que la reciente visita del presidente estadounidense, Donald Trump, a Arabia Saudí, puso de manifiesto la “sumisión” de Riad a Washington y añadió que “no sólo los gobernantes saudíes no niegan esta cuestión, sino se enorgullecen de ella y la anuncian abiertamente”.

“Arabia Saudí anuncia abiertamente su pleitesía a Estados Unidos y no es posible que se espere el apoyo de un país subordinado a Estados Unidos”, aseveró.

Además describió a Arabia Saudí como “el líder del wahabismo” en diferentes partes del mundo, al mismo tiempo que denunció a los líderes de algunos países musulmanes por seguir las políticas de “los enemigos del Islam”.

En este contexto, Al-Houthi declaró que es obvio que todas las facciones wahabíes en Yemen, entre otros países, como Irak y Siria están vinculadas al régimen de Al Saud. Finalmente declaró que el mundo islámico se enfrenta actualmente a muchos  problemas debido a una falta de prudencia y añadió que las divisiones existentes en las sociedades musulmanas han hecho más fácil para Estados Unidos y el régimen de Israel avanzar en sus agendas.

Yemen ha sido testigo de ataques aéreos de la coalición liderada por Arabia Saudí contra Yemen, desde marzo de 2015, los que tratan de socavar el movimiento popular Ansarolá y restaurar al expresidente fugitivo Abdu Rabu Mansur Hadi en el poder.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) estimó, en su más reciente informe, que en dos años de guerra en Yemen, 12 mil civiles han muerto. Esta cifra también incluye a los que han perecido por falta de alimentos o agua.