Las tensiones crecen de nuevo dentro de las filas islamistas, esta vez en el territorio occidental de la gobernación de Alepo, territorio controlado por un conglomerado de diversos grupos yihadistas.

Todo comenzó en la madrugada del viernes, cuando los miembros del grupo Harakat al-Nouriddeen Zinki irrumpieron en la base de otro grupo, Failaq al-Sham, deteniendo a decenas de combatientes de este último al mismo tiempo que se apropiaban de sus armas medianas y pesadas.

En respuesta a las acciones de sus compañeros yihadistas, Failaq al-Sham declaró su plena movilización y ordenó a sus militantes estar completamente armados y preparados para los nuevos comandos.

Harakat Nouriddeen al-Zinki es conocido por la brutal ejecución de un niño palestino cautivo en Alepo, en julio de 2016. Cabe señalar que entonces este grupo estaba todavía oficialmente apoyado por los Estados Unidos.

En enero de 2017, el grupo Harakat Nouriddeen al-Zinki se fusionó con Hay’at Tahrir al-Sham (HTS), la rama siria de al-Qaeda.

En cuanto a Failaq al-Sham, este grupo islamista respaldado por Turquía recientemente sufrió otro revés cuando sus antiguos aliados de Liwa Maghawir al-Islam se pasaron también a la coalición de Hay’at Tahrir al-Sham.

Etiquetas: ; ;