Los grupos del Ejército Sirio Democrático junto con las formaciones kurdas del YPG han avanzado considerablemente con la limpieza de los territorios alrededor de la capital de la provincia de Rakka.

Los soldados kurdos han repelido al Estado Islámico en la presa de Al-Hurriya, también en la localidad Huneyda al sudoeste de Rakka. En la actualiadad continúa la operación especial de la toma de los territorios alrededor del espolón.

También, los combatientes del Ejército Sirio Democrático casi han ocupado por completo la ciudad de Al-Mansura. Han descubierto una gran cantidad de proyectiles de mortero y equipo militar del Estado Islámico en esta ciudad.