El ejército gubernamental de Siria con el apoyo de los grupos aliados de la milicia ha establecido el control sobre una serie de las alturas claves y continúan el asalto de las posiciones del Estado Islámico.

El ejército sirio han limpiado de terroristas las alturas importantes al nordeste de Palmira.

Se nota que cerca de Homs oriental había un gran choque contra los terroristas. Los ataques de los terroristas fueron repelidos, los militares sirios han capturado una gran cantidad de arma y munición. Fueron destruidas también dos tanquetas del «Califato» junto con la tripulación.