Ayer lunes el líder de la oposición británica, el laborista Jeremy Corbyn, solicitó la dimisión de la primera ministra Theresa May, por realizar el recorte de agentes de Policía durante el mandato de David Cameron tras los recientes atentados que enlutaron la capital.

Corbyn expresó a los medios en el marco de las elecciones que, May fue responsable de reducir el número de policías (en casi 20.000) cuando estaba en el cargo de ministra del Interior en el anterior mandato de Cameron.

El tema de los recortes en materia de seguridad se mantienen en el centro del debate político, debido a los ataques que ha sufrido Londres en los últimos tres meses. El pasado 22 de marzo en el puente de Westminster ocurrió el primer atentado dejando un saldo de cinco muertos y 40 heridos.

Un mes antes en el estadio Manchester Arena durante un concierto se produjo el segundo ataque, y el más reciente se registró el pasado sábado en el puente London Bridge y continuó hasta Borough Market al este de la ciudad de Londres.

“Tal vez, la mejor oportunidad” de sacar a la jefa del Gobierno de su puesto, expresó Corbyn. Además recordó que May “estuvo todo este tiempo en el ministerio de Interior” y ahora solo expresa que hay un problema de amenaza terrorista en el Reino Unido y que se deben implementar medidas más duras.

“Sí, tenemos un problema, nunca debimos haber recortado el número de policías”, insistió Corbyn, quien avanza en las encuestas sobre intención de voto al recortar en un mes de 20 a tres puntos la diferencia con los “tories”.

El líder laborista realizó estos comentarios luego que Steve Hilton, antiguo asesor del exprimer ministro David Cameron, anunciará a los medios que May fue “responsable de los fallos de seguridad en el Puente de Londres, en Manchester y en el puente de Westminster”.

Por su parte, Theresa May centra su campaña en el tema del “brexit” y acusó este lunes a Corbyn de no estar en condiciones de llevar adelante las negociaciones sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea.