Destinadas a combatir acciones de exclusión en el mercado laboral se presentaron hoy aquí las directrices del Código para la creación de políticas antidiscriminatorias de género en los empleadores del país.

La ceremonia se efectuó en el Palacio de Serbia, sede de varios ministerios y próximamente de la Presidencia de la República, con la presencia de altos funcionarios del gobierno y representantes de compañías caracterizadas por observar los principios de igualdad ante los puestos de trabajo.

Considerado una especie de manual para los empleadores y la creación de un ambiente de trabajo más saludable, el documento es de la autoría de la Comisión para la protección de la igualdad, con el apoyo de la Unión Europea (UE).

Al abordar el tema ante los participantes y la prensa, el ministro de Economía de Serbia, Goran Knezevic, reconoció la existencia del problema en el país, afirmó que el Estado y el Gobierno realizan acciones para resolverlo y consideró este código como un importante aporte.

Dijo que desde su cartera hay respaldo para las medidas afirmativas hacia los grupos sociales con mayores dificultades en acceder a un empleo, entre las que destacó el apoyo a los gitanos, personas con invalidez y las mujeres.

Brankica Jankovic, comisionada para la Igualdad, indicó que será una herramienta para los empresarios en la realización del principio de igualdad de oportunidades para todos en la vida laboral, al resaltar que los reportes más comunes de los ciudadanos se refieren a discriminación en la contratación y en el puesto de trabajo.

Resaltó que un trabajador satisfecho es más productivo y eso se revierte en mayores utilidades y éxitos para el empleador.

Añadió que el respeto a cada trabajador está en la base de una actividad exitosa que no se establezca en prejuicios o estereotipos ante algún grupo social o empleado debido a su nacionalidad, sexo o cualquier otra característica personal.

Oscar Benedict, jefe interino de la delegación de la UE en Serbia, indicó que no solo aquí existe el problema de la exclusión laboral, pues afecta a la región balcánica y todo el continente, y reconoció avances del país en los últimos años mediante acuerdos internacionales y un marco legal propio, aunque hay mucho por hacer, añadió.