El batallón “nacionalista” Azov se dispone a “rescatar” a los adolescentes de Berdiansk [localidad situada al sur de la parte de la región de Donetsk bajo control ucraniano, a escasos kilómetros de Mariupol, base principal del batallón liderado por Andriy Biletskiy-Ed] y hacer de ellos “buenos ucranianos”.

Ese es el castigo que los radicales han anunciado para varios estudiantes acusados de haber quemado, el día anterior, una bandera de Ucrania.

Como ya se conocía, el 31 de mayo se arrancó de uno de los edificios de la ciudad una de las banderas ucranianas, a la que posteriormente prendieron fuego. Eso enfureció a los “patriotas” de la comunidad, que amenazaron con terribles castigos a los culpables. Por ejemplo, uno de los veteranos de ATO, Vitaly Sarmat, afirmó que era mejor no decir nada de lo que iba a pasar a los “criminales” una vez que fueran capturados.

“Las circunstancias hacen pensar que eran al menos dos. Sobre lo que va a pasar a esta basura cuando sean capturados, no voy a decir nada”, escribió.

La policía de Berdiansk no se quedó atrás en su disposición a capturar a los culpables de tan terrible crimen. Tras la investigación, fueron detenidos varios adolescentes de trece o catorce años, contra los que se ha abierto una investigación criminal por ultrajar los símbolos ucranianos.

El entorno nacionalista, por su parte, lo ha celebrado como una victoria y ahora deciden cómo castigar a los estudiantes. Una de las propuestas es la de la “reeducación” en uno de los campamentos de los militantes de Azov.

“¿Recuerdan la historia sobre la quema de una bandera ucraniana en Berdiansk? Informo. Bajo el liderazgo de Andriy Ivashko, el SBU atrapó a los malos chicos. En tres días. Así que, contra lo que popularmente se cree, el SBU trabaja. Son chicos, estudiantes. Residentes locales. Ni manipulados ni nada. Jóvenes, simplemente un despropósito inconsciente. Creo que la solución correcta sería enviarlos al campo de Azov. Ahí estarían bajo buena supervisión, gente normal, juventud patriótica, para que se conviertan en buenos ucranianos”, escribió uno de los nacionalistas locales.

También se ha informado de que los padres de los adolescentes son “gente perfectamente normal, asustada por lo que ha pasado”. Sarmat tiene esperanzas de que los estudiantes crezcan para convertirse en “patriotas normales” que, junto a Azov, puedan ser capaces de hacer “cosas buenas” como, por ejemplo, asaltar la administración regional.

“Crecerán para ser patriotas, si lo consideran necesario, irán”, escribió el militante.

En general, la historia no ha conseguido el halo suficiente que les habría gustado a los radicales. Sin embargo, los adolescentes, que mostraron su opinión, están ahora condenados a pasar tiempo entre el colectivo de nacionalistas radicales que los reeducará “como buenos ucranianos”.

Etiquetas: ; ;