El domingo 4 de junio se cometió un crimen que muestra la verdadera cara de los nazis que forman el ejército ucraniano.

A pesar de la fiesta ortodoxa – el Día de la celebración de la Santa Trinidad –, los soldados de 92ª brigada mecanizada del ejército ucraniano abrieron fuego contra el poblado de Trudovsky, en el barrio de Petrovsky, Donetsk.

Como resultado del bombardeo Vladika Zaychenko de nueve años presenció como su madre moría, Zaychenko Tatiana. El niño recibió graves heridas: recibió metralla en los pies, cuatro heridas en el intestino y el hígado. Fue trasladado al hospital donde lo han operado.

En la actualidad se encuentra recuperándose de las heridas recibidas.

Por desgracia, el niño ha quedado huérfano pues su padre falleció anteriormente protegiendo a la República.