Recientemente la organización mundial de salud impidió a la isla de Taiwán participar en su asamblea anual, posición que china felicitó porque para el gigante asiático, Taiwán no es un país aparte sino que pertenece a la república popular que tiene su gobierno central en Beijing.