Qatar informó hoy los resultados preliminares de las investigaciones, con ayuda extranjera, para determinar responsabilidades en un ciberataque usado como pretexto para desencadenar la peor crisis diplomática regional, aunque sin revelar la identidad de los piratas.

El Ministerio del Interior aseguró que un equipo de especialistas locales asesorados por el Buró Federal de Investigaciones (FBI) de Estados Unidos y la Comisión Nacional Británica para Combatir el Delito (NCA) confirmó que los piratas informáticos comenzaron a urdir su acción desde abril.

Los investigadores ratificaron que ‘el proceso de piratería había usado altas tecnologías y métodos innovadores para explotar una brecha electrónica en el sitio web de la agencia nacional QNA’, precisó un comunicado de la Cancillería en base a informes del citado ministerio.

Según dicha nota, el equipo de investigación fue capaz de identificar las fuentes mediante las cuales se cometió el ciberataque, y el proceso de esclarecimiento y análisis para determinar la evidencia electrónica está en marcha ahora para garantizar el procesamiento judicial de los autores.

En virtud de las indagaciones, se confirmó que el archivo hackeado fue instalado en abril, y luego explotado con la publicación de noticias fabricadas el 24 de mayo a las 12:13 horas.

La agresión al sitio web de la agencia oficial QNA y sus cuentas en redes sociales atribuyó al emir de Qatar, jeque Tamim bin Hamad Al-Thani, declaraciones que desencadenaron fuertes críticas de gobernantes árabes del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), en particular Arabia Saudita.

Entre los comentarios más polémicos destacó el supuesto reconocimiento por el mandatario qatarí de tensiones con el gobierno estadounidense de Donald Trump, y la valoración del movimiento islamista Hamas como ‘representante legítimo del pueblo palestino’.

Además, Al-Thani presuntamente calificó a Irán de ‘una gran potencia en la estabilización de la región’, lo cual provocó campañas mediáticas de Arabia Saudita, Bahrein y Emiratos Árabes Unidos (EAU) acusando a Doha de promover y apoyar al terrorismo y dar cobijo a grupos extremistas aliados de Teherán.

El pasado lunes, los gobiernos saudita, emiratí y bahreiní anunciaron la ruptura de relaciones diplomáticas y consulares con el qatarí, cerraron sus fronteras y espacios aéreos, expulsaron a sus diplomáticos en 48 horas y dieron 14 días a los residentes qataríes para que regresaran a su país.

De acuerdo con el Ministerio del Interior, a la luz de la transparencia y claridad de Qatar para denunciar a los responsables de esa acción subversiva, todos los resultados de la investigación se presentarán en una rueda de prensa de esa dependencia gubernamental cuando se complete la pesquisa.

Las autoridades locales agradecieron la que describieron como ‘fructífera cooperación’ del FBI y la NCA británica que actuaron como parte de los acuerdos de cooperación firmados con esos estados.

Etiquetas: ; ; ; ;