Varios kamikazes dejaron 12 muertos tras acciones casi simultáneas en el Parlamento iraní y el mausoleo del fundador de la República Islámica, Ruholla Musevi Jomeini

La Guardia Revolucionaria, cuerpo militar que se encarga desde 1979 de preservar los valores de la República de Irán, acusó a Arabia Saudí y a Estados Unidos de ser los responsables de los atentados ocurridos ayer en Teherán, cuya autoría fue asumida por el Estado Islámico (EI), refieren agencias.

Los dos ataques fueron perpetrados en secuencia por un grupo de al menos seis terroristas kamikazes contra el Parlamento iraní y el mausoleo del fundador de la República Islámica, Ruholla Musevi Jomeini. Según las autoridades iraníes el balance fue de 12 muertos (incluyendo los agresores) y por lo menos 42 heridos.

Los voceros del Gobierno persa informaron además que los atacantes fueron abatidos, tras lo cual se retomó el control del mausoleo y del Parlamento unas cinco horas después del primer ataque.

En el comunicado de la Guardia Revolucionaria se destaca que los hechos se registraron pocos días después de la reciente reunión que sostuvo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con el Gobierno saudí.

“La opinión pública considera esto muy significativo y la reivindicación del Estado Islámico como una muestra de que Washington y Riad estuvieron implicados en este acto brutal, que tuvo como blanco el Parlamento y el mausoleo del imán Jomeini”, subraya el texto.

El primer ataque ocurrió a las 10:30 de la mañana (hora local), cuando dos hombres irrumpieron en el mausoleo situado en el sur de la capital disparando a las personas presentes.

Uno de ellos se hizo estallar, dejando varios heridos, mientras que el segundo fue abatido por la policía. La tumba del ayatolá, el principal impulsor de la Revolución Islámica de 1979 que puso fin al régimen del sha en Irán, recibe la visita diaria de numerosos peregrinos desde distintos lugares del país.

Dos horas después, un grupo de cuatro hombres irrumpió en un edificio del Parlamento, en pleno centro de la capital. Uno de ellos se hizo estallar en el cuarto piso y los otros fueron abatidos por las fuerzas de seguridad, según han informado las autoridades.

Los atacantes iban disfrazados de mujeres, según el viceministro del Interior, Hossein Zolfagari.

El grupo terrorista EI asumió la autoría de los hechos según la agencia de noticias Amaq, el brazo informativo de la formación yihadista.

La referida agencia difundió un video que supuestamente muestra a uno de los atacantes durante el acto terrorista. Se muestra uno de los presuntos atacantes (fuera de cámara), que parece disparar dos veces a un hombre que yace inmóvil en el suelo.

Mientras, el Ministerio de Inteligencia iraní informó que las fuerzas de seguridad arrestaron a un “comando terrorista” mientras planeaba un tercer ataque, sin dar más detalles.

EN MEDIO DE TENSIONES

Los atentados contra dos lugares altamente simbólicos para los iraníes tuvieron lugar en plena crisis entre al menos 10 países del Golfo, encabezados por Arabia Saudí, que decidieron romper relaciones con la República de Catar; nación a la que acusan de apoyar a grupos terroristas y favorecer la agenda política de Irán, potencia rival del reino suní de Riad.

No obstante, los Emiratos Árabes Unidos (EAU), uno de los países aliados a los saudíes, condenaron los ataques. “Nuestra posición sobre el terrorismo es clara. Es blanco y negro y cada ataque terrorista, en cualquier capital que se dirige contra inocentes, es algo que los EAU aborrece y condena”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores de los EAU.

Irán y sus vecinos están involucrados en los actuales conflictos del Golfo Pérsico. En la guerra civil de Siria, Irán lucha junto al gobierno de Bashar al-Asad, mientras que en Yemen favorece a los rebeldes Huti, que desafían la autoridad del gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi, quien a su vez recibe el respaldo del régimen de Arabia Saudí.

Etiquetas: ; ;