Las tropas ucranianas se han adentrado en la zona neutral del frente en dirección a Lugansk y controlan a base de fuego uno de los cruces de la ruta de Bajmutka, donde han tomado varias alturas. Las declaraciones de Kiev en este contexto son preocupantes, ya que huelen a sangre. Pero la cuestión real es por qué los ejércitos de las Repúblicas Populares no han reaccionado.

Como anteriormente informó Vzglyad, uno de los batallones de la 93ª Brigada Mecanizada de Járkov, avanzó repentinamente desde Krimskoye hacia el sur en dirección a las posiciones de las milicias, situadas a lo largo de la ruta de Bajmutka y, sin encontrar resistencia, avanzaron en línea recta medio kilómetro (un kilómetro por los flancos). El comando de la brigada lo llamó una “alineación de la línea del frente” y “creación de condiciones favorables para la defensa de las alturas comandadas” y la prensa ucraniana comenzó su habitual campaña de promoción, en la que, sin embargo, se dan nuevos e interesantes elementos.

De hecho, el Ejército Ucraniano no ha “alineado el frente” sino, al contrario, ha creado un pequeño saliente desde Krimskoye hacia el sur. Los flancos están cubiertos por dos pequeñas colinas (de unos 120-122 metros sobre el nivel del mar) y en algunos puntos, la 93ª Brigada se ha aproximado a unos 200 metros de las posiciones de las milicias. Directamente frente al extremo de este saliente se encuentra la intersección de la ruta de Bajmutka de la carretera a Stajanov, donde en 2015 se encontraba el puesto de control número 31, capturado por las milicias en el transcurso de la batalla por Debaltsevo en enero de ese año. Pese a que la lucha por el puesto de control número 31 no fue más que una parte periférica de la operación, se produjo una dura lucha por ese punto y otros similares en la ruta en dirección a Troitskoye. Sin embargo, ahora, el Ejército Ucraniano tendrá la capacidad de controlar a base de fuego una sección de la ruta, incluido el cruce a la carretera de Stajanov. Al mismo tiempo, por el flanco occidental, el Ejército Ucraniano se ha aproximado a la localidad de Zholobok.

La parte ucraniana afirma que había preparado durante un mes esta operación para avanzar una milla. Las posiciones de la 93ª Brigada en esta zona no son especialmente buenas, ya que detrás se encuentra el río Seversky Donets y en paralelo, la carretera que suministra a las posiciones cercanas a Krimskoye y Sololniky al otro lado. En caso de agravarse la situación, pueden ser fácilmente empujados al Seversky Donets, por lo que, en términos de defensa, el cambio es poco relevante.

Sin embargo, según apuntó Vzglyad, el comando del segundo cuerpo del ejército de la RPL espera que algo similar pueda ocurrir, cuando llegue el buen tiempo, con un avance al otro lado de la zona neutral.

La principal amenaza es la zona de Novoalexandrovka-Novopavlovka-Troitskoye, en la zona de Popasnaya, al oeste ocupada por las tropas ucranianas. Al flanco del este del Ejército Ucraniano se encuentra el llamado arco de Svetlodarsk, zona de responsabilidad de otra brigada: la 24ª. Se esperaba que una fuerza de hasta tres batallones de la 24ª Brigada se trasladara al sur y sureste de Popasnaya, intentando así eliminar el peligro que toda esta agrupación sufre desde Svetlodarsk hasta Bajmut [Artyomovsk], una gran base logística y de transporte.

Y así fue. El pasado mes, la 24ª Brigada fue activamente abastecida de munición en la línea del frente y comenzó a cavar lo que se conoce como “realización de mejoras en las fortificaciones en el frente”. Según el análisis de los datos de inteligencia, esta acción podría tratarse de la preparación para la defensa.

En paralelo, los ejércitos de las Repúblicas Populares han continuado reforzando las defensas en la ruta de Bajmutka en dirección a Lugansk. Se han enviado refuerzos a la localidad de Smelnoye y a la altura 195.3, tras las vías, así como a las nuevas posiciones situadas en la zona bajo la carretera, aunque se encuentran más cerca de las posiciones de la 93ª Brigada en los alrededores de la localidad de Sokolniky.

Desde el punto de vista táctico, las nuevas posiciones de las milicias bloquean cualquier potencial beneficio militar que el Ejército Ucraniano podría conseguir con este extraño “avance de una milla”. Y hay que comprender que la batalla, con uso de ametralladoras, lanzagranadas y cañones de 122mm no se detuvo en la zona de Bajmutka en toda la semana pasada.

El principal efecto de este avance del Ejército Ucraniano sobre la zona neutral no ha sido militar sino de propaganda militar. Kiev afirma que ha tomado algo que es suyo, ya que afirma que no existe ninguna zona neutral. En su opinión, según los acuerdos de Minsk, toda la ruta de Bajmutka debe estar bajo control ucraniano, incluyendo Debaltsevo. Kiev se ha negado repetidamente a aceptar el resultado de la eliminación de la bolsa de Debaltsevo y esa línea del frente, ya que argumenta que Debaltsevo fue capturado tras la firma de los acuerdos de Minsk [en realidad, Kiev exige la vuelta a la línea del frente de septiembre de 2014-Ed]. Así que, según la lógica ucraniana, el avance de la 93ª Brigada no infringe ningún acuerdo, sino que “restaura la justicia”.

Sin embargo, en la retórica de los políticos y la prensa de Ucrania han aparecido nuevos y sinceramente aterradores términos. Ahora se argumenta que, en realidad, la línea de contacto (la línea del frente) no existe. “La línea de demarcación solo puede ser la frontera ucraniano-rusa” parece ser la nueva postura de Kiev. Así que hablar del pequeño detalle de los mapas de la línea del frente y el progreso general de los acuerdos de Minsk en la esfera militar es imposible (especialmente teniendo en cuenta que hace tiempo que nadie recuerda la parte política).

Al mismo tiempo, las fuentes de Kiev comenzaron a lanzar información que afirmaba que las fuerzas armadas están preparadas para “eliminar la RPD y la RPL rápidamente”. Se afirma que el Ejército Ucraniano, que triplica en número los efectivos de los ejércitos de la RPD y la RPL, sería capaz de destruir las dos Repúblicas Populares en tan solo cinco días por medio de ofensivas concéntricas.

No hay nada nuevo en ello. En anteriores ocasiones se han anunciado diferentes planes de avance con el objetivo de crear una gran bolsa en el territorio de la RPD y la RPL. Esa bolsa debería rodear Lugansk avanzando desde Schastye y Stanitsa Luganskaya y Donetsk, avanzando por Ilovaysk, Dokouchaevsk, Starobesehevo y al norte de Avdeevka. El avance más profundo se realizaría por el sur, desde Volnovaja, a través de la estepa, hacia el puesto de frontera de Uspenka, en la frontera ruso-ucraniana; y por el norte, desde el arco de Svetlodarsk a través de Debaltsevo, por Snezhnoye y Saur Mogila hacia Uspenka. Y la guinda: un asalto frontal desde Mariupol a Novoazovsk y una segunda entrada a Lugansk hacia Krasny Luch y Torez.

Eso solo parece realista sobre el mapa y en la exaltación consciente de los expertos militares ucranianos que sinceramente creen que la gigante agrupación del Ejército Ucraniano está formada por ciborgs y guerreros de la luz que se enfrentan a un enemigo similar al ganado. Se trata de un efecto secundario de la habitual propaganda, cuyo propósito original era de uso interno para desacreditar la moral de la población de la RPD y la RPL. Sería una mala noticia que estas ideas se apoderaran del Estado Mayor de Ucrania. Según Dmitro Yarosh, ese plan es posible. Sin embargo, implementarlo puede llevar a graves pérdidas en las filas del Ejército Ucraniano en varias direcciones, por no hablar de la población civil, aunque el resultado final de ese tipo de decisiones estratégicas es ambiguo.

Los pequeños avances del Ejército Ucraniano en la zona neutral según la actual estrategia del “salto de la rana” es molesto, pero de momento no va más allá. Los ejércitos de las Repúblicas apenas disponen de oportunidades de responder de forma similar, teniendo en cuenta que, salvo raras excepciones, no tiene necesidad de reconfigurar el frente. Eso hace parecer que las milicias están ausentes mientras las tropas ucranianas hacen lo que les apetece. Pero, por decirlo claramente, eso no se ajusta a la realidad y las nuevas posiciones en Smelnoye y Sokolniky prueban que se intenta evitar un posible avance desde Popasnaya.