El patriarca Kiril abogó por una mayor presencia del papel de la religión en el desarrollo de las relaciones entre Rusia y América Latina, sobre todo, en lo relacionado con la esfera de los valores.

Durante un encuentro con el Grupo de Embajadores Latinoamericanos, de cuya organización agradeció al representante de Cuba y decano de esa entidad, Emilio Lozada, Kiril destacó, además, la importancia de su histórica reunión en La Habana, en noviembre de 2016, con el Papa Francisco.

La mayoría de las diferencias de ambas iglesias de Occidente y Oriente dentro del cristianismo se desarrollaron en el contexto histórico europeo, pero ello no tuvo relación ni con Rusia ni con América Latina, consideró.

Eso fue un diferendo que heredamos. Ahora hay diferencias, y reconocemos la importancia de las teológicas, y buscamos mantener el diálogo en ese sentido.

Tampoco podemos minimizar esas discrepancias, pero comprendemos que las iglesias, sobre todo, las cristianas en América Latina y Rusia, tienen gran potencial, afirmó.

Nuestro encuentro con el Papa estuvo dedicado no a los temas teológicos, sino a los que preocupan a los cristianos, analizados en una nación alejada de la división registrada en Europa, aclaró.

Además, consideramos necesario subrayar que los pueblos de otros países también juegan un gran papel en la solución de los problemas de los cristianos, afirmó. Y por eso, afirmó, el principal asunto en el encuentro no fueron las diferencias teológicas, sino la persecución de cristianos o temas globales como la lucha contra el terrorismo o la situación en Ucrania.

En la declaración conjunta llamamos a que la Iglesia siga su papel pacificador, comentó.

Después de esa reunión, nuestras relaciones son más intensas y esperamos que puedan contribuir a dar su aporte para resolver los problemas de la humanidad, subrayó el patriarca de Moscú y de todas las Rusias.

Kiril recordó que ya visitó al menos 13 países de América Latina y describió, en especial, sus giras por Cuba, Paraguay, Brasil, así como su recorrido por Venezuela, Colombia, Ecuador y Costa Rica.

Destacó la labor de Cuba en la construcción de la iglesia ortodoxa en La Habana, la más grande en América Latina, y la acogida que en su momento le dio a esa idea el líder de la Revolución, Fidel Castro.

El dirigente religioso destacó el auge de la fe cristiana en Rusia y América Latina y su declive en Estados Unidos y en naciones europeas, mientras reveló que en su país se erigieron 40 templos de 200 previstos, aunque, estimó, esa cifra tampoco será suficiente.

Etiquetas: ; ; ; ;