Las elecciones legislativas de Francia, que tendrán lugar el próximo 11 de junio, convocan a los ciudadanos a elegir la nueva cámara de diputados, en un país en plena recomposición política tras la victoria del centrista Emmanuel Macron en las presidenciales.

La victoria del líder de En Marcha arrebató el poder a los partidos tradicionales, lo que hace estas elecciones, según los analistas, “impredecibles y determinantes” en la historia del país.

¿Qué debe saberse de las elecciones parlamentarias en Francia?

Los franceses deberán elegir 577 diputados, incluidos los 11 que representan a los residentes en el extranjero. Cada circunscripción representa cerca de 125.000 habitantes.

En caso de no haber una mayoría absoluta durante la primera vuelta, se realizará una segunda, a la que acudirán aquellos candidatos que hayan obtenido más del 12,5 por ciento de los votos registrados. En caso de que esta condición no sea cumplida o solo uno de los candidatos alcance la cantidad requerida, avanzarán a la segunda jornada los dos que hayan obtenido el mayor número de votos en la primera vuelta.

En total, 7.882 candidatos aspiran a renovar la Asamblea Nacional, la cámara baja del parlamento francés, debido a que más de 200 diputados salientes no buscarán la reelección. El mandato de los nuevos electos durará cinco años.

La edad promedio de los aspirantes es de 48 años y más del 42 por ciento son mujeres. En el parlamento saliente, las mujeres representaron el 26,9 por ciento de los diputados, apenas 155 de los 577 diputados.

Los partidos en disputa

– La República en Marcha: Los 530 candidatos del partido de Macron enfrentarán a candidatos con largos años de experiencia local, en la búsqueda de obtener los votos suficientes para la mayoría absoluta que aspira el mandatario francés.

– Los Republicanos: El partido de derecha busca la revancha tras la caída de su candidato en las presidenciales, François Fillon (20 por ciento en la primera vuelta), por escándalos de corrupción.

– Francia Insumisa: El movimiento liderado por el izquierdista Jean-Luc Mélenchon aspira imponerse como fuerza de la oposición. La agrupación, gracias a los resultados obtenidos en las elecciones presidenciales (19,6 por ciento), intentará conseguir al menos 15 diputados.

– Frente Nacional: El partido de Marine Le Pen, debilitado tras obtener resultados menores que los previstos en las presidenciales (33,9 por ciento), espera contar con sus 10,7 millones de electores para convertirse en la principal fuerza de oposición del país. El partido de extrema derecha espera ganar al menos en las 45 circunscripciones en las que Le Pen obtuvo más de 50 por ciento de los votos en la segunda vuelta de las presidenciales.

– Partido Socialista: Tras obtener uno de sus peores resultados en las presidenciales (6,3 por ciento para su candidato Benoît Hamon), el partido de izquierda que gobernó el país durante los últimos cinco años busca a toda costa evitar un colapso. Sin embargo, una parte de su electorado se unió al movimiento de Macron, mientras que otros optaron por Mélenchon.

Importancia de los comicios

A pesar de que tradicionalmente las legislativas suelen dar al presidente una mayoría absoluta que le permite aplicar sus políticas, en esta ocasión, la descomposición de los partidos tradicionales durante las presidenciales, hace el resultado más incierto.

En este caso, estos comicios son fundamentales para Macron, ya que necesita una mayoría absoluta en el parlamento para poder aplicar su programa. Sin embargo, La República en Marcha, presenta un gran número de caras nuevas sin experiencia política.

Por su parte, su partido rival, el Frente Nacional, buscará conseguir el mayor número posible de escaños para pesar en el parlamento en los próximos cinco años.

En caso de que Macron no logre obtener una mayoría (289 escaños entre 577), complicaría su labor como presidente, ya que tendría que aceptar una cohabitación con la derecha o la izquierda durante la totalidad de su mandato.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ;