En las calles se encuentran centenares de pensionistas que depositan sus ahorros en el banco Mihaylovsky, y ellos exigen un encuentro con el presidente. Para ello tratan de apartar a presión a los agentes del orden público.

Algunas decenas de activistas trataban de abrir las barreras establecidas por los agentes del orden público juntos a las Administraciones del presidente de Ucrania. Las personas gritaban: «Es una deshonra de presidente» «¡Exigimos un encuentro con el presidente!».

Como resultado, empezaron los choques, y las fuerzas del orden desbarató la manifestación.

Con anterioridad, el tribunal administrativo de la ciudad de Kiev decidió que el banco Nacional de Ucrania asignara ilegalmente al banco «Mihaylovsky» la categoría de insolvente y su liquidación era ilegal.