El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, reiteró hoy su llamado al diálogo para resolver la crisis diplomática en torno a Qatar, al reunirse aquí con su similar de ese país, Mujammud Ben Abdurrajman Al Tani.

Lavrov aclaró que su nación de ninguna forma se inmiscuye en asuntos internos de otros estados ni en los nexos bilaterales de terceros, pero se muestra preocupado por el empeoramiento de los vínculos entre sus socios árabes.

Cualquier contradicción debe resolverse en la mesa de negociaciones mediante el diálogo, sobre la base del respeto mutuo e igualdad entre las partes, consideró el diplomático ruso.

Precisamente, mediante el diálogo directo es mejor lograr un entendimiento sobre las preocupaciones de ambas partes y buscar la forma de como eliminarlas, con total transparencia, sugirió Lavrov.

De su lado, el canciller qatarí también abogó por resolver el diferendo mediante las conversaciones.

Una información publicada por una agencia qatarí sobre un supuesto llamado del jefe de diplomacia del citado emirato para mejorar las relaciones con Irán, sirvió como detonante para una ruptura masiva e inmediata de nexos diplomáticos entre Doha y otros estados árabes.

Arabia Saudita, el país musulmán de mayor orientación sunita en la región, rompió los nexos con Qatar, lo cual fue imitado por Bahrein, Emiratos Árabes Unidos y Egipto. Luego se sumaron Yemen, Islas Maldivas, Mauritania e Islas Comoras.

Mientras, Jordania y Djibutí redujeron el nivel de representación de sus misiones diplomáticas, mientras Senegal y Chad retiraron temporalmente sus embajadores.

El argumento oficial, sin embargo, empleado en la crisis, fue el apoyo que Qatar le brinda a grupos terroristas.

Damasco acusa a Arabia Saudita, Qatar y otras naciones del Golfo Pérsico de entrenar, financiar y pertrechar a grupos armados para actuar en Siria, incluido el movimiento terrorista Estado Islámico y el otrora Frente Al Nusra.

Kuwait y el sultanato de Omán mantuvieron sus relaciones con Qatar. El emirato kuwaití realizó gestiones de mediación esta semana con Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos para resolver la crisis diplomática.