Con un 97,17% de los votos, el pueblo de Puerto Rico votó ayer domingo por adherirse al gobierno de los Estados Unidos, en un plebiscito que contó con la participación de solo 22% de los convocados por la Comisión Estatal de Elecciones.

De acuerdo con 93% de los votos escrutados, la independencia de Puerto Rico obtuvo un total de 7.509 votos (1,51%), mientras que mantener el estatus actual recogió 1,32% (6.566 votos), refiere la agencia Sputniknews.

La Comisión Estatal de Elecciones prevé dar a conocer los datos definitivos el próximo 19 de junio.

De ganar la estatidad, es decir, la admisión del país como un nuevo estado del país norteamericano, el pueblo puertorriqueño gozaría de los mismos deberes y derechos que cualquier estadounidense. Además. tendría representación en el Congreso y leyes propias.

Esta es la quinta consulta que se hace sobre este tema. La primera se realizó en 1967. En esa oportunidad los votantes prefirieron la opción de permanecer como estado libre asociado, igual que ocurrió en los plebiscitos de 1993 y 1998.

La jornada es rechazada por movimientos independentista de ese país, que consideran que estos comicios sólo constituyen un despilfarro de dinero ante una situación de austeridad, despidos masivos y recortes en la inversión social que enfrentan los puertorriqueños desde 2016.

Movimientos como el denominado La Jornada Se Acabaron Las Promesas ha denunciado además que, sea cual sea el resultado de la consulta, no será reconocido por los Estados Unidos, al considerar que esta convocatoria no tiene carácter vinculante para el Gobierno estadounidense.