Los atentados terroristas en Teherán han sido planeados por quienes han creado los grupos terroristas como Daesh o Al-Qaeda y por quienes los financian, el eje Washington-Tel Aviv-Riad.

Los ataques terroristas, el primero contra el mausoleo del Imam Jomeini (que descanse en paz), al sur de Teherán, mientras que el segundo en el Parlamento iraní, en el centro de la capital iraní han sido planeados y aceitados por quienes han creado los grupos terroristas como Daesh o Al-Qaeda y por quienes los financian, el eje Washington-Tel Aviv-Riad, la historia arranca en un reportaje publicado por el periódico británico “The Guardian” hace 10 días, donde se señala las presiones que se encuentra el presidente estadounidense Trump por parte del lobby israelí para que ajuste sus relaciones con el emirato de Catar, a raíz del apoyo sistemático de este último al Movimiento de la Resistencia Islámica Palestina (HAMAS), en contra de la ocupación israelí, y por su apoyo a los Hermanos Musulmanes y fundamentalmente su acercamiento a la República Islámica de Irán.

Así mismo el diario ingles The Guardian marca las declaraciones recientes del ex secretario de defensa de EE.UU., Robert Gates, que criticó el apoyo de Catar a HAMAS y su acercamiento a la República Islámica de Irán, pero por si falta algo mas de la iranofobia, el director del  Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Ed Royce, dijo que  haría un decreto que castigara a aquellos países que apoyan a HAMAS y los Hermanos Musulmanes apuntando al emirato de Catar.

La agenda sionista sobre Medio Oriente impuesta por Estados Unidos se siente en el discurso de Donald Trump ante los líderes del mundo islámico en Riad, y en el que mencionó a HAMAS acusándolo de terrorismo y lo comparo con los terroristas de  Al-Qaeda o el Daesh.

Así mismo el carnal de Benyamin Netanyahu, donde el régimen de Tel Aviv, prácticamente gobierna en Washington, y la agenda exterior de Estados Unidos en Oriente Medio hizo un discurso histérico contra la República Islámica de Irán,  acusándola de todas las conspiraciones terroristas del planeta, cumpliendo con el pacto israelí y el wahabismo.

La Casa Blanca y los asesores del Pentágono han dado a Arabia Saudí la orden de lanzar el ataque contra Catar y la luz verde para ser el amo y señor del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG, integrado por países árabes ribereños del Golfo Pérsico), y dándole el ultimátum al emir catarí, el sheij Tamim bin Hamad Al Zani, para que cambie su posición con referencia de sus relaciones con Irán, sin poner en peligro la alianza estratégica entre Washington y Doha, que aloja la mayor base de la Fuerza Aérea estadounidense de toda la región de Oriente Medio.

La Casa de los Al-Saud, criminales desde su origen junto a la marioneta de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) tienen por objetivo  eliminar todo aquel que tenga relaciones con Irán y la resistencia palestina. Así se confirma con los correos electrónicos filtrados: donde los EAU a través de su embajador en Washington Yousef al-Otaiba, prepara  una reunión para este mes de junio con un grupo del lobby sionista, la Fundación para la Defensa de las Democracias (FDD), aliada del primer ministro israelí Benyamin Netanyahu, para coordinar acciones contra sobre Catar y Al Jazeera, «Al Jazeera acusada como un instrumento de inestabilidad regional» y contra la potencia persa. Al Jazeera tiene su sede en Catar y está financiado por el Estado catarí.

Esta reunión al más alto nivel de los EAU y el régimen sionista israelí se incluye las posibles políticas entre EE.UU. y los EAU con el fin de impactar en la situación interna de Irán. Entre la lista de políticas se encuentran las acciones políticas, económicas, militares, de Inteligencia y cibernéticas, como escenario para posible respuesta a contener y derrotar  la potencia iraní. En un correo filtrado, el lobby sionista envía al embajador emiratí en Washington, el proisraelí Yousef al-Otaiba una lista de empresas que invierten en la República Islámica de Irán, para que presione a esas compañías para boicotear los negocios y las inversiones con el país persa.

Pero si faltaba la cereza en el postre de odio irracional saudí, el presidente Salman al-Ansari del Comité de Asuntos Públicos de Relaciones Públicas de Arabia Saudí (SAPRAC) con sede en Washington declaró a través de su cuenta en ‘Twitter’ que el supuesto apoyo del emir de Catar a Irán y sus «insultos» contra Riad podrían llevarlo a sufrir el mismo destino que el presidente depuesto de Egipto, Mohamed Morsi, enviando un mensaje amenazante al emir de Catar , Tamim bin Hamad Al-Thani por situarse del lado del gobierno iraní, y su insulto al custodio de los dos Mezquitas sagradas: «Quiero recordarles que Mohamad Mursi hizo lo mismo y terminó aislado y encarcelado», Mohamad Mursi, el ex presidente de Egipto que fue derrocado en un golpe militar en julio de 2013. Recordemos que este siniestro personaje Al-Ansari como lo son todos los criminales del régimen monárquico saudí, invitara a Israel a contribuir al con el plan económico de Arabia Saudí, Visión saudí 2030.

Se ha montado la agenda sionista en Oriente Medio, bajo la acusación de que Catar apoya el terrorismo y con una campaña mediática hostil donde la campaña viene «particularmente de los Estados Unidos del Pentágono y el régimen de Tel Aviv y su marioneta en Riad».

Antes de los ataques terroristas de Daesh, se comenzaron a visualizar la verdadera planificación intelectual de estos ataques, con  las declaraciones realizadas por el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamad Bin Salman Al Saud, quien el mes pasado dijo que el objetivo principal de su país es llevar la lucha por la influencia regional dentro de las fronteras de la República Islámica de Irán, recordemos que la Casa Al-Saud financia al grupo terrorista Muyahidín Jalq (MKO, por sus siglas en inglés), para que cometa atentados contra Irán, en coordinación con la inteligencia israelí.

Y por cierto horas antes de los ataques de Teherán, el canciller saudí Adel al-Yubeir había dicho que la República Islámica de Irán debe ser “castigada” por lo que consideró “interferencia” en la región, y había afirmado que Teherán es el principal apoyo del terrorismo en el mundo, dejando en claro la intelectualidad de los atentados contra la nación persa.

Queda claro que los terroristas de Daesh son el brazo extendido de Arabia Saudí, en forma oficial.

Estos ataques terroristas contra Irán, son contra el Islam, donde nos encontramos en el mes sagrado de Ramadán, y donde los pueblos del mundo debemos unificar fuerzas para enfrentar el peligro que representan los terroristas creados y financiados por el régimen sionista de Israel, Estados Unidos y Arabia Saudí, porque estos ataques terroristas contra Teherán, son crímenes contra la humanidad entera, que no se rinde y no se deja robar su dignidad ante aquellos que quieren imponer la agenda de la muerte y la destrucción al mundo.

Nota: Este articulo es en memoria de los mártires iraníes, mi mayor homenaje a ellos, a sus familias y al gran pueblo iraní, hoy la humanidad está de luto, hoy todos somos Irán.

*Escrito por Abu Faisal Sergio Tapia, experto en asuntos de Oriente Medio y presidente del Consejo Internacional Geopolítico sobre Medio Oriente y su Escuela de Gobierno.