El pintor Félix Cordero, de 86 años, contó una a una los cien banderines de Estados Unidos que quedaron en repudio a la dominación colonial y al plebiscito de estatus celebrado ayer en Puerto Rico.

El acto, frente al edificio de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) en el sector bancario de Hato Rey, formó parte de la marcha Independencia Ya, que se realizó a la par que se conocían los resultados de la consulta impulsada por el gobernador Ricardo Rosselló Nevares, del anexionista Partido Nuevo Progresista (PNP).

‘Fuego, fuego, los yanquis quieren fuego’, gritaban los manifestantes mientras Cordero contaba los cien banderines, un rechazo a la imposición de la ciudadanía estadounidense a los puertorriqueños hace un siglo.

La protesta, que se originó en el puente que conecta a Santurce con Hato Rey y culminó frente al edificio que aloja el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Puerto Rico, estuvo enmarcada en el repudio de la consulta de estatus, la junta de control fiscal, la presencia del FBI, el cierre de escuelas públicas y la ‘única y verdadera descolonización’, que es la independencia nacional.

La sindicalista Eva Ayala, de Educamos, consideró una afrenta que se gastaran 7,5 millones de dólares en la consulta para favorecer la anexión, mientras se despiden trabajadores y se declaran excedentes a maestros.

La marcha estuvo fuertemente flanqueada por descenas de policías, cuyo propósito presuntamente era evitar que se cometiera vandalismo contra la propiedad pública y privada, como ocurrió durante el Paro Nacional del 1 de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores.

Además, reclamaron que se haga una auditoría de la deuda pública de 73 mil millones de dólares, que ha empujado a esta isla del Caribe de 3,5 millones de habitantes a la bancarrota, a pesar de hallarse desde hace 118 años bajo la dominación de Estados Unidos.

Militantes del Partido Revolucionario de los Trabajadores Puertorriqueños-Macheteros llamamaron a ‘organizarse para vencer al régimen colonial’, a la vez que instaba a la lucha de clases y a la revolución.

Igualmente se condenó la imposición de la junta de control fiscal en virtud de la legislación Promesa, establecida por Washington.

Entre las organizaciones participantes también estaban la Colectiva Feminista en Construcción, que reclamaba su derecho a decidir en sus cuerpos y en el país; Jornada se Acabaron las Promesas, el Movimiento Ñin Negrón, el Ejército Popular Boricua-Macheteros, el Frente Socialista y el Comité Pro Derechos Humanos.

‘El plebiscito está en la calle’, advertía una pancarta de los manifestantes, quienes portaban banderas de Puerto Rico, Lares y de algunas colectividades políticas de izquierda.

Etiquetas: ; ; ; ;