Los servicios de inteligencia israelís han descubierto que el Estado Islámico elabora ordenadores portátiles con explosivos en su interior para introducirlos en los aviones con pasajeros con el fin de hacerlos explosionar.

Sobre esto escribe Life con referencia al New York Times.

Esto ha sirvió para introducir la prohibición, el 21 de marzo pasado, de portar aparatos electrónicos y otros mecanismos similares en los vuelos dirigidos a los EEUU desde 10 aeropuertos del mundo.

Los hackers de los servicios de inteligencia de Israel consiguieron forzar la red de los terroristas que se ocupan de producir dispositivos explosivos en el territorio de Siria.

La edición anota que los israelitas después de esto han informado a los colegas, además estos dispositivos no se pueden detectar en los escaners de los aeropuertos.