60 jóvenes borrachos y agresivos trataban de atacar la residencia comunal para los refugiados en la ciudad alemana de Vurtsen.

Un destacamento de policía con junto con refuerzos se dirigió al lugar de los hechos para prevenir males mayores.

La llamada en Facebook, dirigida a los ciudadanos para salir a la calle y demostrar que las calles de la ciudad y la ciudad al completo les pertenece a ellos sólamente. Los autores de esta llamada en Facebook mencionaban el caso que ocurrió durante la Trinidad, donde los refugiados molestaban con música a un alto volumen y un hombre que les recriminó tal actitud fue agredido con sillas de madera.

El representante de la policía de la ciudad de Leipzig ha informado que a la llamada han respondido cerca de 60 personas que encontrandose en estado de embriaguez alcohólica manifestaban su agresividad respecto a los policías que han acordonado la residencia comunal para refugiados.

En la actualidad la situación en la ciudad es tensa, e incluso puede haber una escalada de conflicto. La administración de la ciudad se ha dirigido a los ciudadanos con el ruego de solucionar las cuestiones por vía pacífica.