El reagrupamiento de las fuerzas vivas de la Revolución Bolivariana, en torno a la Asamblea Nacional Constituyente, tiene desesperados a los más radicales sectores de la burguesía nacional e internacional, que tienen sus intereses principalmente en las riquezas del país.

Ver un pueblo desbordado en las calles apoyando la iniciativa del presidente Nicolás Maduro para buscar la paz, afianzar la soberanía y garantizar las conquistas ganadas en un sistema social incluyente, que el líder revolucionario Hugo Chávez logró, es una verdadera amenaza para los intereses imperiales y sus lacayos.

Para los capitalinos, solo bastó pasearse estos días por la Plaza Bolívar de Caracas, o por alguna de nuestras comunidades organizadas, para sentir el calor humano que unía a miles en un pensamiento patrio por la Constituyente. Allí se percibía, en el debate de las ideas, el alto nivel de conciencia política ideológica que organizadamente moviliza a mujeres y hombres a completar la tarea de refrendar la unión cívico militar.

Derrotar la guerra económica, superar la legalidad burguesa y proteger a la clase trabajadora, que produce las riquezas en las que ponen su mirada los partidos políticos que con su ideología empobrecen al pueblo, son apenas algunas de las acciones para lograr con la Constituyente, el no retorno a la política hambreadora de la Cuarta República, por eso están desesperados.

Si la derecha buscaba una Constituyente era solo para acabar con el gobierno del presidente Maduro, ahora la rechazan porque sería el cambio de la superestructura y desean con todas sus fuerzas no medirse con el Poder Originario, que tiene todas las probabilidades de vencerlos, por ello se ponen de manifiesto sus aberraciones como el terrorismo, la violencia y la traición.

Sin desmeritar los desafíos y las trampas que nos acechan, vamos a desplegar la batalla de las ideas por la Constituyente, profundizar el socialismo y fortalecer al Poder Popular. Este último que debe ser en nuestra Carta Magna, por encima de todo, pueblo comunicador desde su territorio. Pueblo listo para derrotar la mentira de la canalla mediática burguesa. Mientras ellos están desesperados ¡Vamos todos a la revolución comunicacional con la Constituyente!

Yndira Visnú López