Han tenido que pasar tres años para que los ucranianos comprendan que Maidan no ha cambiado su vida a mejor, que Poroshenko es un ladrón, que ATO es una guerra y que Ucrania se cae por un barranco. Aun así, muchos residentes de Ucrania aún creen que fueron atacados por Rusia.

Sin embargo, hay una posibilidad de que la propaganda con las que se les ha bombardeado cambie gradualmente. Pero hará falta más tiempo.

Tres años después, por fin, la verdad sobre lo ocurrido en Maidan comienza, poco a poco, a aparecer, no solo en las primeras páginas de algunos medios ucranianos, sino en los tribunales del país, que siguen intentando culpar a las fuerzas especiales Berkut de disparar a los manifestantes conocidos como la “centuria celestial”.

Algunos medios digitales ucranianos han publicado los resultados de las investigaciones del profesor canadiense Ivan Katchanovksy, que aportan pruebas de que el destacamento de fuerzas especiales Berkut y las tropas del Ministerio del Interior Omega, incluyendo dos francotiradores, ralentizaron el avance de los manifestantes cerca del Palacio de Octubre disparando munición de Kalashnikov y pelotas de goma frente a ellos, aunque no dispararon a nadie.

Además, Katchanovski probó que los disparos que alcanzaron a los manifestantes procedían de los edificios ocupados por los manifestantes. Sin embargo, el actual Gobierno ucraniano deliberadamente niega o ignora las pruebas que apuntan a la presencia de francotiradores y observadores en al menos doce edificios ocupados por los partidarios de Maidan o que se encontraban allí durante el momento de los asesinatos. Ese territorio incluye el hotel Ukraina, el palacio Zhovtneviy y los edificios a ambos lados de ellos -que previamente no se habían considerado como posiciones de francotiradores-, así como varios edificios situados en Maidan, como el Conservatorio, la Casa de los Sindicatos y el edificio de Correos.

Ahora, uno de los activistas de Maidan, Vladimir Venchak, que recibió seis heridas de bala el 20 de febrero de 20214 en Kiev, afirma que los disparos provenían del edificio del Hotel Ukraina. Así lo declaró el activista natural de la región de Lviv el 6 de junio durante la sesión del juicio por el caso Berkut ante el tribunal del distrito de Svyatoshinsky de Kiev. Así se escuchó en la transmisión de la sesión emitida [en directo] en el canal de “Justicia de Ucrania” en YouTube.

Concretamente, según declaró el testigo, una de las heridas de bala se produjo a causa de los disparos recibidos en la espalda, por lo que la bala perforó su pulmón derecho. Además, recibió tres disparos en la mano y dos en la pierna. Venchak también declaró haber visto a oficiales de policía armados que disparaban hacia arriba.

“La primera herida de bala la recibí por detrás. Pero no de la parte del Gobierno, donde había una clara amenaza, sino desde el hotel Ukraina. Me aproximé a un grupo de manifestantes que estaban más adelante. Vimos que en las ventanas y los balcones del hotel Ukraina había operadores, varias personas, y cuando se abrieron las ventanas, algunos recibieron disparos por detrás.  Incluso en el vídeo se ve el lugar en el que impactan las balas, que solo pueden venir del hotel Ukraina”, afirmó el testigo.

Es decir, según su testimonio, los manifestantes de Maidan no solo recibieron disparos por la espalda de su propia gente, sino que también lo grabaron en vídeo.

Además de los disparos desde el Hotel Ukraina, Venchak también mencionó en su testimonio ante el tribunal haber visto hombres armados en el tejado del Conservatorio, que supuso eran personal de seguridad, ya que, según su testimonio, no se permitía que los civiles portaran armas.

“De alguna manera, pensé, ¿quién puede ser si tienen armas”, afirmó Venchak.

El testigo mencionó también que poco antes de los disparos, cuando se encontraba en Maidan, vio como un grupo de cinco o seis Berkut se acercaban a los activistas. Según explicó, sintió que, en aquel momento, la policía no quería buscar confrontación.

“Antes de que se produjeran los disparos llegó a Maidan un grupo de cinco a seis miembros de Berkut. Vi a esas personas completamente desmoralizadas. Pienso que un día más y no se habría producido la tragedia que ocurrió el día 20. Aquellos miembros de las fuerzas de seguridad estaban tan cansados que estaban dispuestos a tirarlo todo e irse a casa”, opinó Venchak.

Hay que recordar que, en el momento en que se produjeron los hechos, el Conservatorio se encontraba bajo control de los manifestantes. Según las tropas del Ministerio del Interior y Berkut, desde ahí es desde donde se produjeron los disparos la mañana del 20 de febrero de 2014.

¿Cuántos años más harán falta para que admitan la verdad sobre Maidan? ¿Tres años? ¿O más?