Los cancilleres de ambos países han hecho una declaración conjunta y han criticado la injerencia de EE.UU. en la política económica europea.

Alemania y Austria han expresado duras críticas a la enmienda aprobada por el Senado EE.UU. que pretende ampliar las sanciones contra Rusia y, en especial, contra su sector energético.

Lo hicieron a través de una declaración conjunta del ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Sigmar Gabriel y el canciller de Austria, Christian Kern, en la que destacaron que la medida contradice las normas internacionales y amenazan la independencia energética de Europa.

Estos líderes europeos consideran además que el único objetivo que persigue EE.UU. con ello es vender gas natural licuado a Europa, para lo cual necesita eliminar a Rusia de ese mercado.

El comunicado destaca que esta medida «afectará a las compañías europeas» que participan en proyectos energéticos como el gasoducto europeo del Norte y se reflejará «de forma negativa en las relaciones [de EE.UU] con Europa».

«La selección de los proveedores de energía en Europa es competencia de la Unión Europea y no de EE.UU.», señala el documento, que destaca que esta elección se realiza en base a «la competencia de mercado».

Etiquetas: ; ; ;