El sector del frente más importante del Estado Islámico se ha derrumbado prácticamente en la vía del Ejército de Siria que avanza a Deyr ez-Zor por el desierto de Homs.

Con el apoyo de Rusia el Ejército sirio y sus aliados continúan conseguiendo nuevos éxitos en la parte oriental de Homs cerca de la antigua Palmira.

Los terroristas han temblado bajo la presión de la aviación rusa y el ejército gubernamental después de que los soldados han atacado fuertemente por la carretera de Homs — Deyr-ez-Zor esta semana. Después de los intensos combates contra los terroristas el ejército gubernamental ha tomado bajo control las regiones importantes al este de Homs.

Conforme a la declaración publicada por el Ministerio de Defensa todo el triángulo Araksky, que además de la ciudad de los Aracks y los campos de gas que se acuestan incluye la estación de bombas T-3, fueron liberados de las manos de los terroristas, los cuales la retenían durante más de dos años.

Incluso el ejército gubernamental ha liberado la región de Talila después de combates encarnizados con los terroristas, que duraron casi toda la semana.

Como informaba «Primavera Rusa», el miércoles por la mañana el Ejército Sirio ha liberado por completo la ciudad estratégica de Aracks.

A la cabeza estaba Rusia con el 5º Cuerpo militar y la 11ª división de tanques siria.

Al llegar a Aracks los combates se han dado por las calles de la ciudad donde los terroristas han mostrado una fuerte resistencia. Ya para el miércoles por la mañana los zapadores habían limpiado la ciudad de minas colocadas por los terroristas. Después de esto la ciudad ha sido declarada libre de terror. Ahora el ejército sirio dirige su atención a Suhne, última gran ciudad que se encuentra bajo el control del Estado Islámico en la vía de Homs a Deyr ez-Zor.