Gracias a las nuevas tecnologías, el futuro bombardero estratégico ruso Tu-160M2, conocido como ‘cisne blanco’, será inmune a todo tipo de misiles.

Las actividades de investigación y desarrollo para elaborar un sistema de defensa avanzado para los bombarderos estratégicos Tu-160M2 ha sido ya puesto en marcha en Rusia.

El Ministerio de Defensa encargó a los diseñadores la tarea de unificar hasta el máximo el sistema de navegación de las aeronaves. Con el fin de utilizarlo en el desarrollo del bombardero estratégico ruso de nueva generación Sukhoi PAK DA.

«La nueva versión del ‘cisne blanco’ estará dotada de un nuevo sistema de navegación de alta precisión, que incluirá un equipo de navegación inercial sin plataforma, el último sistema de satélite y otra serie de dispositivos», informó el representante del consorcio Tecnologías Radioelectrónicas (KRET, por sus siglas en ruso) Vladímir Mijéyev, citado por Rossiyskaya Gazeta.

El ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigú, recalcó que la producción en serie de los bombarderos estratégicos Tu-160M2 está prevista para después del 2021.

El Tu-160 —Blackjack, según la designación OTAN— es un bombardero pesado supersónico estratégico con ala de geometría variable. Fue desarrollado en la oficina de diseño Tupolev y es el más grande en la historia de los aviones supersónicos. Es capaz de portar 12 misiles de crucero. Todas las armas están colocadas en el interior del fuselaje.

La longitud de la aeronave es de 54,1 metros y su altura ronda los 13,1 metros. La superficie de las alas es de 232 metros cuadrados. La tripulación incluye a cuatro personas. El alcance práctico de vuelo es de 14.000 kilómetros.