El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, declaró que Washington apoyará a los elementos internos en Irán que buscan cambiar el sistema iraní.

“La política ante Irán se está redactando y todavía no ha sido presentada al presidente Donald Trump”, anunció el miércoles Tillerson ante el comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos al reiterar sus alegaciones sobre el papel “desestabilizador” de Irán en la región de Oriente Medio.

Además informó de varias nuevas sanciones impuestas contra Teherán por su apoyo que brinda a Irak, Siria, Yemen así como el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá).

“Seguimos estudiando constantemente los beneficios y las consecuencias diplomáticas e internacionales de declarara terrorista al Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI)”, aseveró.

Finalmente indicó que la política de Estados Unidos ante Irán busca controlar su capacidad para fabricar armas nucleares y apoyar a elementos internos que buscan cambiar el sistema de Irán.

El pasado 7 de junio, el Senado de Estados Unidos aprobó, con 92 votos a favor, el proyecto para imponer nuevas sanciones a la República Islámica de Irán. Este proyecto de Ley busca imponer sanciones a las personas involucradas en el programa de misiles balísticos de Irán y a cualquier persona que haga negocios con ellas. Además se aplicaría un embargo de armas contra el CGRI.